El Ferry “Maverick Dos” encalla en las cercanías de la isla de la Torreta

16 febrero, 2012 de 4:42 pm | Publicado en Naufragios y accidentes marítimos | 2 comentarios

16/02/2012 – SALVAMENTO MARÍTIMO RESCATA A 25 PERSONAS DE UN FERRY ENCALLADO EN LAS PROXIMIDADES DE LA ISLA DE LA TORRETA • LA EMPRESA BALEARIA, ARMADORA DEL “MAVERICK DOS”, SE HARÁ CARGO DEL PLAN DE RESCATE DEL BUQUE, QUE DEBERÁ SER APROBADO POR LA AUTORIDAD MARÍTIMA DE IBIZA • A BORDO DEL FERRY PERMANECEN EL CAPITÁN Y EL PRIMER OFICIAL A FIN DE EVALUAR EL ALCANCE DE LAS AVERÍAS, ESTANDO PREVISTO QUE LA EMPRESA ARMADORA INICIE DE INMEDIATO LAS LABORES DE REMOCIÓN, RESCATE Y LIMPIEZA.

El Centro de Salvamento Marítimo en Palma, dependiente del Ministerio de Fomento, coordinó ayer por la noche el rescate de los 21 pasajeros del ferry “Maverick Dos” y 4 de sus tripulantes tras encallar en las proximidades de la Isla de la Torreta (Freus de Ibiza-Formentera).

A bordo del ferry permanecen el capitán y el primer oficial a fin de evaluar el alcance de las averías, estando previsto que la empresa Balearia, armadora del “Maverick Dos” inicie de inmediato las labores de remoción, rescate y limpieza. En la zona permanece el buque de Salvamento Marítimo “Marta Mata” por si es necesaria su intervención.

Características:

  • IMO: 8921937
  • MMSI: 225392000
  • INDICATIVO: EAMO
  • Registro bruto: 442 tons
  • Año de construcción: 1990
  • Astilleros: KVAERNER FJELLSTRAND OMASTRAND – NORUEGA
  • VELOCIDAD: 34,0 NUDOS
  • ESLORA TOTAL: 38,80 M
  • MANGA: 9,44 M
  • CALADO: 2,20 M
  • BANDERA: ESPAÑA

A primera hora de la noche de ayer, el Centro de Salvamento Marítimo en Palma, fue alertado a través de la estación costera de Ibiza Radio, perteneciente a Abertis-Telecom, de la varada del buque de pasaje “Maverick Dos”, desde donde habían lanzado una llamada de socorro, en las proximidades del Isla de la Torreta (Freus de Ibiza – Formentera) con 21 pasajeros y 6 tripulantes a bordo.

Se movilizaron los siguientes medios: la embarcación de Salvamento Marítimo con base en el puerto de Ibiza “Salvamar Markab”, el buque de Salvamento Marítimo “Marta Mata”, así como al helicóptero de Salvamento Marítimo con base en el Aeropuerto de Palma “Helimer 211”, al mismo tiempo que se realizaban las oportunas llamadas a través de la estación costera de Ibiza Radio, a las que dieron respuesta las embarcaciones “Arlequín Rojo” y “Formentera Jet”, que se encontraban navegando en la zona.

Los 21 pasajeros junto con 4 de los tripulantes del “Maverick Dos” fueron rescatados por la embarcación de Salvamento Marítimo “Salvamar Markab” con la ayuda de personal de la empresa Servicios Subacuáticos y GEAS de la Guardia Civil, apoyados desde la mar por el “Marta Mata” y desde el aire por el helicóptero “Helimer 211”, no siendo necesaria la evacuación aérea de ninguna persona.

Las 25 personas rescatadas, fueron trasladadas por la “Salvamar Markab” al puerto de La Savina, donde personal de la Guardia Civil, del IB-Salut, de la Direcció General d’Emergències y del Consell Insular de Formentera se encargaron de atenderlas.

Ampliación de la noticia en la edición digital de “El Mundo”

Fuentes: Salvamento Marítimo, El Mundo y Balearia

Anuncios

¿Son seguros los buques de pasaje dedicados a cruceros?

1 febrero, 2012 de 3:05 am | Publicado en Marina Mercante, Naufragios y accidentes marítimos, Viajes | 3 comentarios

El accidente del COSTA CONCORDIA ha causado alarma entre la opinión pública y sobre todo en los clientes que ya han reservado o van a reservar la realización de un crucero, las vacaciones de sus sueños. Ahora se cuestionan si realizar un crucero es realmente seguro y de hecho se están produciendo anulaciones y una bajada de la demanda, lo que puede ser algo puntual debido al impacto que ha supuesto el citado accidente.
Este segmento de la industria turística ha crecido de una manera exponencial en los últimos años, las navieras han realizado un gran esfuerzo para captar clientes y han encargado pedidos de nuevos buques en los astilleros especializados. Meyer Werft ,STX Europe y Fincantieri, por ejemplo, han desarrollado buques que son el orgullo de la arquitectura naval, se ha apostado fuerte y las diversas navieras se han apresurado en dirigirse a sus clientes, o potenciales clientes, para disipar cualquier duda sobre la seguridad en este tipo de buques.
Royal Caribbean ha enviado por email el siguiente comunicado a sus clientes acompañado por un vídeo:

En Royal Caribbean seguimos manifestando nuestro más sincero apoyo hacia todas las personas afectadas por el reciente y trágico incidente del Costa Concordia. Como socio Crown & Anchor, suponemos que tal vez tengas algunas preguntas derivadas de lo que ha ocurrido estos días.

En Royal Caribbean International, la seguridad de los pasajeros y la tripulación es nuestra principal prioridad. Es algo fundamental y básico en nuestro día a día. Contamos con un record de seguridad, conseguido a lo largo de 42 años de historia, que ilustra nuestro compromiso con todos los que navegan con nosotros. Además, las medidas que tomamos son muchas y, en numerosas ocasiones, exceden lo exigido por la ley y demuestran nuestro compromiso con la innovación y la mejora continua de cada aspecto de nuestro producto.

Para ayudarte a resolver las dudas o preguntas que pudieras plantearte, hemos preparado un vídeo que puedes ver a continuación, con información sobre la seguridad a bordo, el entrenamiento y formación de nuestra tripulación, oficiales y capitanes y las numerosas leyes y normativas que regulan nuestras prácticas.

Debido a tu experiencia como crucerista, tal vez tu familia y amigos te hagan alguna pregunta estos días. Si es así, no dudes en contarles tu experiencia a bordo de Royal Caribbean y comparte este vídeo con ellos para que sepan porqué los cruceros siguen siendo el medio de transporte más seguro.

Gracias, una vez más, por tu fidelidad y esperamos darte la bienvenida de nuevo a bordo de uno de nuestros barcos.

Un cordial saludo,

Adam Goldstein
Presidente y CEO

Así mismo,Norwegian Cruise Line, también se ha dirigido a sus clientes con este escrito:

Estimado cliente:

Queremos aprovechar esta oportunidad para informarte sobre nuestras medidas de seguridad a bordo de nuestros barcos y para reafirmarnos en que nuestra prioridad principal son la seguridad de nuestros pasajeros y tripulantes.

Nuestros buques cumplen y superan los requisitos del Convenio para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS, según sus siglas en inglés) y las normas marítimas del Código Internacional de Gestión de la Seguridad, que son los requisitos de seguridad internacionales que rigen la industria del crucero. Cada miembro de la tripulación ha recibido una formación adecuada en relación con los estrictos protocolos de seguridad de la compañía y ha participado en simulacros de seguridad semanales realizados a bordo de cada uno de nuestros barcos.

Nuestros capitanes son marineros experimentados con un promedio de 33 años en el mar de experiencia en la navegación. Todos ellos han ascendido del rango de Segundo Oficial al de Segundo Capitán antes de ser Capitán. Asimismo, nos aseguramos de que nuestros capitanes realicen periódicamente una formación rigurosa de simulación en operaciones de navegación y de puente de mando.

Para ayudar a nuestros capitanes y oficiales mientras navegan, aplicamos una amplia gama de protocolos de navegación. Nuestras operaciones de puente de mando se basan en un enfoque de equipos, formados por dos personas, de manera que siempre hay dos oficiales que se encargan de las operaciones de puente de mando, que ordenan que se cumplan de forma estricta los procedimientos de navegación. Además, nuestros equipos de puente de mando siguen unos planes de viaje establecidos previamente que revisan y debaten en profundidad con el capitán antes de salir y llegar al puerto. Por otra parte, todos nuestros barcos utilizan la tecnología y el equipamiento de navegación más avanzado para garantizar que nuestros equipos de puente de mando cuentan con los datos más precisos relacionados con el itinerario programado.

Antes de cada crucero, realizamos un simulacro de seguridad obligatorio con todos nuestros clientes durante el cual se revisa y expone importante información de seguridad. También proyectamos un detallado vídeo de seguridad que se reproduce continuamente en las televisiones de los camarotes, por si alguien requiere más información.

Gracias de nuevo por confiar en Norwegian Cruise Line. Quedamos a vuestra disposición para resolveros cualquier duda.

Saludos cordiales,

Kevin Sheehan Executive Officer
No cabe duda de que el riesgo de accidente a bordo de los buques de pasaje dedicados a realizar cruceros es muy bajo, mi próximo post se centrará en mostrar los accidentes acaecidos en los últimos años, algunos de los cuales los podeis ver en la sección “Categorías” :”Naufragios y Accidentes Marítimos.

El “Costa Concordia” naufraga al encallar cerca de la isla de Giglio

14 enero, 2012 de 2:02 pm | Publicado en Marina Mercante, Naufragios y accidentes marítimos | 9 comentarios

La Voz de Galicia

Al menos tres personas han muerto y varias decenas han resultado heridas al encallar una barco crucero con 4.229 pasajeros en aguas de la isla italiana de Giglio, en el mar Tirreno, en la región central de Toscana, informaron fuentes de la Capitanía del puerto de Giglio.

El Costa Concordia, de la compañía Costa Cruceros, encalló por causas de momento desconocidas a las 21.30 horas (20.30 gmt) de esta pasada noche cuando se dirigía desde el norteño puerto de Savona al de Civitavecchia, a 70 kilómetros al norte de Roma.

El naufragio se produjo cuando la mayoría de los pasajeros cenaban, se fue la luz y se sintió un golpe y un gran estruendo, relataron después los náufragos a los medios italianos.

Los medios locales aseguran que el número de fallecidos sería ya de seis, cifra que no ha sido confirmada por la capitanía del puerto de la pequeña isla de la Toscana.

El barco presenta una inclinación de 80 grados y está embarrancado en un fondal de 30 metros de profundidad.

Españoles a bordo

Según datos de la naviera, a bordo del Costa Concordia, que así se llama el barco, viajaban 188 españoles, siete de ellos tripulantes. En principio, están todos a salvo. Previamente, el consulado español en Roma había informado de que en el crucero viajaban al menos 12 españoles.

Precisamente fue un coruñés quién llamó al consulado para informar de lo ocurrido horas después del naufragio. El viajero gallego formaba parte de un grupo de doce españoles -seis parejas- que participaban en un crucero por el Mediterráneo. Contó que no llegaron a caer al agua, que fueron rescatados desde el interior del barco y trasladados a la isla de Giglio, todos en buen estado.

Rescate

«Ha sido una pesadilla, parecía el Titanic, pensábamos que íbamos a morir», relataban algunos de los pasajeros del crucero esta mañana. Personal especializado en socorro de barcos, bomberos, personal de la compañía y varias naves acudieron inmediatamente a la zona para evacuar a los viajeros. «Estábamos en el caos absoluto, ninguno de la tripulación sabía decirnos qué hacer». Algunos denunciaron que las tareas de socorro fueron muy lentas, que antes de abandonar el barco pasó una hora y media y que algunos miembros de la tripulación les contaron que el capitán de la nave sabía de la gravedad de la situación «y no hizo lo que debía».

La capitanía del puerto de Grosseto, del que depende Giglio anunció que se abrirá una investigación al respecto, «ya que es verdad -dijo el capitán de corbeta Emilio Del Santo-, que muchos viajeros lamentaron la lentitud y una tripulación inadecuada».

El centenar de habitantes que durante el invierno vive en la isla se volcó con los viajeros y durante toda la noche les ofrecieron comidas y bebidas y le dieron todo el confort posible, según contaron, agradecidos. Algunas tiendas abrieron durante la noche y la población ofreció asimismo mantas y otros enseres para que no pasaran frío.

El Costa Concordia efectuaba un crucero por el Mediterráneo. Había salido de la ciudad costera italiana de Savona (norte) y tenía escalas previstas en Civitavecchia, Palermo (isla de Sicilia), Cagliari (isla de Cerdeña), las ciudades españolas de Palma de Mallorca y Barcelona, y la francesa Marsella, para regresar a Savona, según una nota de la compañía naviera.
COSTA CONCORDIA
Características:

  • IMO  :9320544
  • Nombre del barco: COSTA CONCORDIA
  • Indicativo de llamada: IBHD
  • MMSI: 247158500
  • Registro bruto: 114147
  • Peso muerto: 8900
  • Eslora total: 290,2 m
  • Manga: 35.5 m
  • Pasajeros: 3700
  • Tripulación: 1100
  • Velocidad: 20,0 nudos
  • Puerto de registro: Genova
  • Año de construcción: 2006
  • Astilleros: Fincantieri, Genova
  • Bandera: Italia
  • Buques gemelos: Costa Serena, Costa Pacifica, Costa Favolosa

El País 15.01.12

Dice el capitán Schettino que no navegaba cerca del litoral, pero el Costa Concordia —un buque gigantesco, con más vecinos que muchos pueblos de la Toscana— yace en la orilla de la isla de Giglio, sobre el flanco de estribor, con una grieta de 70 metros en el casco y un misterio aún por resolver: ¿hay cadáveres en su interior? La noche del viernes, a eso de las 21.30, los 3.200 pasajeros y 1.000 tripulantes que acababan de zarpar del puerto de Civitavecchia —a 80 kilómetros al noroeste de Roma— sintieron un fuerte impacto, un apagón momentáneo y el estruendo de los cristales al caer. Según coinciden cientos de testimonios, la tripulación quitó importancia al incidente, pero la inclinación progresiva del buque desató el pánico. Aunque 24 horas después del accidente las noticias seguían siendo confusas, ya es seguro que tres personas —dos turistas franceses y un marinero peruano— murieron y que las autoridades italianas tenían una lista de unos 40 posibles desaparecidos que en la mañana de este domingo han rebajado a 17. Tras declarar durante toda la jornada, el capitán, Francesco Schettino, de 50 años de edad y 30 de experiencia, fue detenido bajo la acusación de “homicidio culposo” y “abandono de pasajeros”.

Se da la circunstancia de que muchos de los supervivientes no supieron que estaban tan cerca de la costa hasta que ya estaban sobre el mar, a bordo de las lanchas de salvamento, porque la mole de 17 pisos se interponía entre ellos y la isla. “Nadie nos dijo”, resalta Vicente Bonín, “que estábamos tan cerca. Nos podrían haber evitado unos momentos de pánico que jamás olvidaremos”. Bonín es uno de los 177 españoles —siete de ellos tripulantes— que viajaban en el Costa Concordia. Uno de ellos, Guillermo Gual, de 68 años, procedente de Palma de Mallorca, continúa desaparecido. Durante toda la tarde, agentes de los carabinieri y de la Guarda de Finanza recorrieron los bares y las pensiones de Porto Santo Stefano intentando achicar la lista de los desaparecidos.

Las críticas de los supervivientes hacia la tripulación del barco se convierten en agradecimiento emocionado cuando se refieren a los habitantes de la isla de Giglio. Los vecinos —unos 1.500— se afanaron desde el primer momento en socorrer a unos náufragos que casi los triplicaban en número. La iglesia, el asilo de la parroquia, casas particulares y hasta el hotel Bahamas, que estaba cerrado por tratarse de temporada baja, se abrieron de par en par.

El Costa Concordia, tras atracar en Civitavecchia para que los pasajeros visitaran Roma, se dirigía al puerto de Savona (norte de Italia), y desde allí tenía previsto hacer escala en Palermo (Sicilia), Cagliari (Cerdeña), Palma de Mallorca, Barcelona y Marsella antes de volver a Civitavecchia. Una semana de diversión por menos de 1.000 euros, un carrusel sinfín, un hotel flotante que se derrumbó torpemente a los pies de una isla preciosa.

Imágenes de la tragedia:

Costa Concordia

Un marinero, desaparecido al chocar dos barcos en la entrada del puerto de A Coruña

6 octubre, 2011 de 4:15 pm | Publicado en Naufragios y accidentes marítimos | 1 comentario
Etiquetas:

6 de octubre de 2011

Tres marineros fueron rescatados del agua, uno de ellos tras quedar enganchado en los aparejos, que lo arrastraban al fondo . El desaparecido, de 26 años y de Malpica, es hijo del patrón.
Un marinero de 26 años permanece desaparecido tras el choque anoche de dos barcos pesqueros en la bocana del puerto de A Coruña, a unos 400 metros en el exterior del dique de abrigo en el que uno de los buques resultó hundido. El siniestro se produjo al parecer cuando uno de los barcos, el Tabar un pequeño pesquero con base en Malpica de unos 15 metros y estructura de madera fue abordado por atrás hacia las 22.30 horas de ayer por el Estesky, un mercante de 88 metros que estaba entrando en el puerto coruñés a la vez que el pesquero.

ESTESKY

La colisión, que fue propiciada por la densa niebla y tuvo lugar cuando ya se encontraba a bordo del mercante el práctico del puerto, causó el hundimiento del frágil pesquero, justamente cuando sus cuatro tripulantes se encontraban preparando el pescado para su descarga en el puerto coruñés. El impacto del buque de hierro provocó el hundimiento del pequeño pesquero de madera y la caída al agua de sus cuatro tripulantes. Tres ellos pudieron ser rescatados, al parecer dos de ellos por el propio barco del práctico, pero un tercero, un joven llamado Sergio Romay, de 26 años, de Malpica, no pudo ser encontrado y permanecía todavía desaparecido hacia la una de la madrugada, a la hora de cierre de este periódico. Dos de los marineros rescatados tuvieron que ser atendidos de lesiones leves y el tercero resultó ileso. Uno de los marineros tuvo que ser desenganchado del aparejo de pesca, que amenazaba con llevárselo al fondo. El joven desaparecido es hijo del patrón del barco Tabar, llamado Pedro y también de Malpica, que no se encontraba a bordo y tuvo que desplazarse a las instalaciones de la Cruz Roja del Mar en el dique de abrigo mientras se desarrollaban las labores de búsqueda, con la lógica angustia y desesperación.”Es una situación terrible”, manifestaba el alcalde, Carlos Negreira, que acudió también anoche a las instalaciones de la Cruz Roja, al igual que el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, para conocer en primera persona como se desarrollaban las tareas de rescate. “Yo los conocía y estuve consolando a su padre, que estaba destrozado. Es una noticia tremenda para Malpica, donde han sufrido ya otra tragedia reciente de este tipo”, comentaba el alcalde.

En la búsqueda del marinero desaparecido participaban anoche dos pesqueros, el helicóptero Helimer, Salvamento Marítimo, La Cruz Roja del Mar, la Guardia Civil y un barco guardacostas de la Xunta.

Fuentes: Laopinioncoruna.es

Fotos: dante1665 y J.R. Montero

El último superviviente del “Crucero Baleares”

18 junio, 2011 de 1:47 pm | Publicado en Armada Española, Astilleros, Barcos, Historia y Arqueología Marítima, Marinas de Guerra, Naufragios y accidentes marítimos | 10 comentarios

Aunque es una noticia publicada por el diario La Razón el 1 de enero de 2011, no tenía conocimiento de ella y realizo este post recordando un triste episodio de la Guerra Civil Española, “La batalla de Cabo de Palos” y como recuerdo al último superviviente del naufragio del crucero “Baleares” y su testimonio.

Juan B. Romero era el único testigo del hundimiento de uno de los buques insignias de la armada.

Una semana antes de que falleciera todavía recordaba lo sucedido aquella noche y, con las fuerzas que aún le quedaban, se persignaba y hacía que buceaba al revivir el envite de las olas, las llamas del casco y el combustible caliente que flotaba sobre el agua. Juan Bautista Romero tenía 20 años y era sargento primero cuando el buque en el que viajaba encajaba en el casco unas detonaciones que presagiaban el peor de los desenlaces.

Botadura el 20 de abril 1932

Durante estos años, él formaba parte de la memoria viva de ese acontecimiento. Conservaba una lista de los compañeros y los amigos con los que compartió aquella experiencia que marcó sus existencias. Pero ya no queda ninguno. Él era el último superviviente que quedaba del crucero Baleares, uno de los orgullos de la flota nacional durante la contienda de 1936.

Pero Juan Bautista Romero, de 93 años, fallecía, y con él, un testigo excepcional de esa batalla. «Siempre dijo que había sido un fallo del comandante, que distinguió unas luces a lo lejos y lanzó unas bengalas para identificarlas que, sin embargo, sirvieron para delatar su posición al enemigo», comenta Martín de la Cámara Romero, uno de sus nietos.

Botadura del crucero pesado "Baleares", clase Canarias

En un relato sucinto, en un libro que escribió para que su memoria no cayera jamás en el olvido, en la descripción telegráfica y fría que los profesionales de la historia suelen hacer del pasado, Bautista Romero escribió, de manera detallista y breve, lo que aconteció ese día. «Impactaron siete torpedos que partieron el barco en dos, sobre unos 60 metros desde la proa», comenta. Era medianoche de la madrugada de 5 al 6 de marzo de 1938. «Yo había entrado de guardia en las ametralladoras. Éstas estaban situadas detrás de la chimenea de un puesto alto. Aquí era donde íbamos a poner un avión, pero no lo teníamos. También había una cámara de torpedos, pero sin torpedos», anota Bautista Romero

El «Baleares» era un crucero tipo «Washignton», con 196 metros de eslora, 19,5 de manga, un calado de 6,5 metros y una velocidad máxima de 33 nudos. Poseía una autonomía de 8.000 millas y una dotación de 1.163 hombres que aumentaba a 1.255 en tiempos de guerra. Estaba armado con una artillería de 8 cañones de 203 milímetros distribuidos en cuatro torres dobles, 8 cañones antiaéreos de 120 milímetros y 12 tubos lanzatorpedos de 533 milímetros en cuatro montajes triples. Representaba, junto al «Canarias», la supremacía naval del bando nacional durante la Guerra Civil española.

Pero ese día nadie podía presagiar el desenlace que esperaba a este navío de la armada. «Nos alcanzó un cañonazo en el puesto de mando, con lo que desaparecieron casi la totalidad de los oficiales del barco; entre ellos se encontraba un buen amigo mío, Andrés Gamboa, comandante, capitán de corbeta e ingeniero naval».

Martín de la Cámara cuenta cómo su abuelo vivía esa situación años después de haber ocurrido. «Lo contaba continuamente. Hablaba del hundimiento. Desde entonces no pudo bucear. Se sentía incapaz de sumergir la cabeza debajo del agua. Aquella experiencia le marcó profundamente», asegura. La descripción que Bautista Romero refleja es suficiente para comprender sus impresiones. «A consecuencia de la metralla caída del segundo cañonazo que impactó en el barco, fui herido en la frente. Tenía las piernas quemadas y me caía del puesto de ametralladoras, que estaba situado a una buena altura. Y me caí sobre heridos y muestros. Allí empezó el miedo, la desesperación, aunque había otros peor que yo. Me dediqué a salvar heridos de entre los hierros y las llamas. No nos podíamos mover. Eran muchos los muertos y los heridos. Las hogueras y explosiones eran de espanto».

El crucero "Baleares" fue construído por la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN) Ferrol

Martín de la Cámara conoció las secuelas que el combate dejó en la fisionomía de su abuelo. En una de las manos le faltaba una falange, por ejemplo. Por no hablar de ese relato que, continuamente, se empeñaba en que conocieran sus familiares y que delata la impresión psicológica que le causó. De hecho, el mismo Bautista terminó redactando ese capítulo excepcional de su biografía. Al texto le dio un nombre: «Memorias de un marino de Bamio».

Un librito escrito para la familia. Para que todos, incluidos sus bisnietos, conocieran los hechos en los que había participado. «Lo pañoles de proyectiles –asegura en ese relato– explotaban con frecuencia por estar adiendo todo el barco. El petróleo corría por todos los sitios ardiendo. Era bruto, no estaba refinado, por lo que en el agua no arde. Si ardiera, no se habría salvado nadie, porque había muchísimo, alrededor de 30 o 40 centímetros, quizás más».

Crucero Baleres fotografiado desde la popa de un buque de la Deutsche Kriegsmarine

Una larga agonía
El balance de esa jornada es elocuente. Habla por sí misma. Caídos, 787 hombres; supervivientes, 436; hospitalizados, 21; con permiso en ese instante, 11. La suma total, 1.255 tripulantes. Bautista Romero prosigue con sus propias vivencias. «Los gritos no cesaban. Las explosiones tampoco. El barco, de vez en cuando, metía agua en los compartimentos estancos, con lo cual se ahogaban los compañeros que tenían allí su puesto de combate (…).  Los hierros estaban tan enrojecidos y retorcidos, y los hombres estaba cojidos entre ellos. Era mucho el horror, el miedo y la desesperación. A bordo vi a muchos compañeros y amigos que luego no sobrevivieron, entre ellos mi vecino, que me dijo que tenía un brazo roto. Un vasco de San Sebastián que estaba sin piernas y lo sentamos en el asiento de un cañón averiado nos decía que lo dejásemos y atendiéramos a otros que lo necesitaran más que él, que lo dejáramos hundirse con su barco. Y nos decía: “Quién pudiera tener las piernas para ayudar a los demás”».

Para escapar a la muerte, algunos echaron al agua toda clase de objetos a los que pudieran después aferrarse para no morir ahogados. Maderos, bancos, mesas del comedor («éstas, más que salvar, han matado a muchos que se encontraban en el agua»). Otros, sin embargo, procedieron de una manera más sensata e intentaron arrojar al agua un bote salvavidas con capacidad suficiente para unas veinte o treinta personas. La operación fracasó, el bote se estrelló contra el oleaje con varios en su interior. Después de muchos intentos, lograron echar una barca pequeña con espacio para dos personas. «Sólo se salvó una», anota Bautista Romero. Al final, también se consiguieron preparar otras dos balsas en las que se salvaron un puñado de marineros. «Las esperanzas eran pocas, el frío era mucho, los gritos no cesaban y las explosiones seguían».

Martín de la Cámara todavía es capaz de repetir las palabras que le mencionaba su abuelo cuando se refería a esos instantes. «Saltó desde la borda. Dio varias vueltas en el aire y cayó al mar. Se hizo daño en una de las piernas y el costado. Decía que junto a él iba un amigo, pero del agua sólo salió él. El barco, por lo visto, ya se había escorado y a él le costaba nadar bastante. A su alrededor, insistía que el petróleo estaba ardiendo».

Al rescate acudieron varios barcos ingleses. Ellos se encargaron de recoger a los supervivientes que quedaban del hundimiento. Llegaron cuatro horas después de las primeras detonaciones. Uno se quedó a bastante distancia, otro se arrimó para sacar a los que se encontraban en el mar, y el último se acercó al «Baleares» para ayudar a los hombres que todavía había allí. Para evitar que el crucero español los arrastrase al fondo del mar, los ingleses se alejaron. La sensación dejó una honda huella en Bautista Romero: «Las hélices se quedaron en el aire, el barco dio totalmente la vuelta. La única posibilidad de salvarse era saltar al mar».

Comenzó así su segunda odisea: «La gente en el agua, desesperada, se cogía entre sí, y gritaban de miedo, ahogándose por grupos. Me retiré de ellos por temor a que me agarrarán a mí también». Bautista Romero tuvo que nadar hasta el casco del buque inglés más próximo, desafiando la fuerza de las olas y la corriente, que tenía en contra. «Me dirigí a un destructor que se llamaba “Kemperphelt”. El otro era el “Boreas”. Aunque en el mar había botes salvavidas que ellos habían echado, estaba más cerca el destructor que los botes».

La agonía para subir a la borda y salvarse fue el siguiente paso. «Intenté gatear por unas cuerdas gruesas que habían colgado por la borda para que nos cogiéramos a ellas, pero estaba casi sin fuerzas y las cuerdas llenas de petróleo, lo que hacía imposible subir y me resbalé cinco veces». Juan Bautista Romero tomó entonces una elección: «Pensé irme al otro lado del barco, pero no tenía fuerzas para rodearlo, por lo que decidí bucear y pasar por debajo hasa el otro costado. Al otro lado nadé hasta encontrar algo para subir y encontré una escala de gato». Cuando terminó de trepar por ahí, cuenta, encontró una mano que le cogió y le aupó dentro con la siguiente expresión, con unas palabras que ya nunca olvidaría: «¡Hala coño! Ti xa estas». Era un superviviente gallego.

Crucero "Baleares"

Cañones de madera para disimular
Aquel barco todavía no estaba terminado. Se lanzó al mar por las premuras que imponía la nueva situación bélica. «Fue botado al mar de una manera precipitada, pues se necesitaba de él para sus servicios de guerra. El barco no estaba acabado, le faltaban cañones que se le sustituyeron por unos de madera para disimular y que el enemigo no se diera cuenta. También estaba diseñado en un principio para llevar un hidroavión y en su lugar acoplaron unas ametralladoras». La embarcación se diseñó para diferentes misiones, como vigilar las actividades contrabandistas, proteger a las tropas, reconocimiento y bombardear posiciones enemigas, incluidas carreteras. Juan Bautista Romero libró más de una batalla en el «Crucero Baleares». La primera discurrió en aguas de Sagunto. «Nos atacaron treinta aparatos de aviación». Fue el bautismo de fuego: «Al inicio del combate le cayó una bomba al crucero “Almirante Cervera”, causando muchas bajas». El enfrentamiento dejó otro regalo en la cubierta: «Otra bomba le cayó en la chimenea, quedando soldado el proyectil en los tubos de las calderas y que no estalló; de ser así sería la destrucción del buque». En la imagen, el destructor «Lepanto», cuyos torpedos hundieron el «Baleares».

Ver: Combate del Cabo de Palos

Fuentes: La Razón, Vida Marítima y Revista Naval.

Fotos de archivo.

Fallecen dos tripulantes al naufragar el pesquero “Nuevo Luz”

27 mayo, 2011 de 11:51 am | Publicado en Barcos, Naufragios y accidentes marítimos, Pesqueros | Deja un comentario

Dos marineros han fallecido ahogados esta mañana al hundirse el barco en el que navegaban en las proximidades de Punta Langosteira, a ocho millas al oeste de A Coruña, han informado a Efe fuentes de Salvamento Marítimo.

El barco “Nuevo Luz“, de 14,83 metros de eslora y con base en Malpica, dio la alerta de hundimiento al activarse la radiobaliza de localización de siniestros, tras zozobrar durante las operaciones que realizaba, sobre las 07:00 horas.

Los pesqueros de la zona, así como Salvamento Marítimo, que coordinó la operación, lograron rescatar a otros cuatro tripulantes con vida, todos ellos españoles.

La guardamar “Concepción Arenal” rescató a dos de ellos que estaban en una balsa salvavidas y, otros dos, que se hallaban en el agua, fueron recogidos por el pesquero “Borrasca Primero” y por el “Ribeira Tercero“, precisa Salvamento Marítimo en un comunicado.

Asimismo, el pesquero “Martín Daniel” recuperó los cuerpos de los otros dos tripulantes.

Los cuatro marineros rescatados con vida presentaban síntomas de hipotermia y fueron trasladados al muelle de Oza, donde los esperaban dos ambulancias que los llevaron al Hospital Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC).

En las operaciones de rescate participó el Helimer 211, si bien no fue necesaria su intervención.

Fuentes: La Opinión Coruña

El buque portacontenedores “K-Wave” encalla en la costa de Almayate, Vélez-Málaga

15 febrero, 2011 de 6:07 pm | Publicado en Barcos, Naufragios y accidentes marítimos | 1 comentario

El capitán del “K Wave”, de 133 metros de eslora y armador alemán, ha indicado que el barco no presenta daños estructurales ni vía de agua, y los tripulantes no corren riesgos según han informado fuentes de Salvamento Marítimo.

Un buque portacontenedores con trece tripulantes a bordo ha encallado esta madrugada en la zona a la altura de la playa de Madrid, frente a las costas de Almayate, en el municipio de Vélez-Málaga, por lo que se ha establecido un dispositivo de asistencia que coordina Salvamento Marítimo. El carguero se encuentra encallado a unos 200 metros de la orilla. El suceso, cuyas causas se desconocen, se produjo sobre las 6 de la madrugada, hora en la que fue avisada la Guardia Civil. La embarcación se encuentra situada perpendicularmente a la costa dejando ver parte de la proa.

K Wave encallado frente a las costas de Almayate

El capitán del buque “K Wave”, de 133 metros de eslora y armador alemán, ha indicado que el barco no presenta daños estructurales ni vía de agua, según han informado fuentes de Salvamento Marítimo, que han añadido a Efe que los tripulantes no corren riesgo.

K Wave encallado en las costas de Almayate (Vélez Málaga)

Para evaluar las condiciones del buque sobrevuela la zona el helicóptero “Helimer 207” y también han sido movilizados la embarcación “Salvamar El Puntal” y el buque “Sar Mastelero”, junto al equipo de buzos de la base estratégica de salvamento ubicada en Cartagena y equipos de la base de Sevilla.

La costa de Málaga se encuentra hoy en alerta amarilla por fuertes vientos y precipitaciones que pueden ser localmente fuertes.

Fuentes: Málaga hoy y Diario Sur.

Características del buque:

  • Nombre: K-WAVE
  • IMO: 9414137
  • Indicativo de llamada: 2AEG3
  • MMSI: 235058928
  • Año de construcción: 2007
  • Bandera: Reino Unido
  • Registro bruto: 7.170 tons
  • Eslora total: 131,50 m.
  • Manga: 19,20 m.
  • Velocidad: 17 nudos
  • Tipo de casco: Doble fondo de proa a popa.

Evacuado el tripulante herido del buque “Haci Koksal Mataraci”

22 enero, 2011 de 2:38 pm | Publicado en Barcos, Naufragios y accidentes marítimos | 1 comentario

21-Enero-2011. Salvamento Marítimo, dependiente del Ministerio de Fomento, ha llevado a cabo la evacuación médica de un tripulante herido, procedente del mercante “Haci Koksal Mataraci”, que está a la deriva a unas 77 millas al este de Barcelona, tras haber sufrido esta mañana un incendio en su sala de máquinas.

Hacia las 18:00 horas, el helicóptero de Salvamento Marítimo “Helimer 204” ha conseguido evacuar al herido, primer oficial de puente, y lo ha trasladado hasta el aeropuerto de Girona, donde esperaba un ambulancia medicalizada que lo ha conducido hasta el Hospital Santa Caterina, de Girona.

Esta mañana los helicópteros de Salvamento Marítimo, “Helimer 204”, y “Helimer 215”, intentaron sucesivamente realizar la evacuación del herido, pero las adversas condiciones meteorológicas sumadas al movimiento del buque imposibilitaron la operación debido a su peligrosidad.

En la operación coordinada por el Centro de Salvamento Marítimo en Barcelona han participado las siguiente unidades: los helicópteros “Helimer 204” y “Helimer 215”; el remolcador “Punta Mayor” y las embarcaciones de intervención rápida “Salvamar Mintaka”, “Salvamar Sirius” y “Guardamar Polimnia”.

En cuanto a la situación del “Haci Koksal Mataraci”, el armador del mercante ha decidido contratar un remolque comercial, que ha salido de Tarragona y llegará a la zona mañana por la mañana.

El remolcador “Punta Mayor”, de Salvamento Marítimo, permanecerá durante toda la noche escoltando al “Haci Koksal Mataraci” para garantizar su seguidad.

Nota: El “Haci Koksal Mataraci” se llamó “Histria Onyx” hasta el 27 de junio de 2009

Fuente de la noticia: Salvamento Marítimo

 

Comienza el rescate de los barcos rusos atrapados en el Mar de Ojotsk

6 enero, 2011 de 1:52 am | Publicado en Barcos, Naufragios y accidentes marítimos, Pesqueros | Deja un comentario

En el mar de Ojotsk, en el Extremo Oriente ruso, comenzó el martes la operación de rescate de los buques pesqueros atrapados. El 30 de diciembre 5 barcos de la flota pesquera rusa -el buque factoría Sodruzhestvo y los arrastreros congeladores Bereg Nadezhdi y Profesor Kiesewetter, el Tumnin y el Ostrov Karaguinski- quedaron atrapados en la zona de los ‘hielos flotantes’ del golfo de Sajalín. Estos barcos cuentan con una tripulación de casi 500 marineros.

Además, el lunes el barco frigorífico Antón Gurin y el buque de arrastre Cabo de Yelizaveta también emitieron una señal de socorro. A bordo de estos dos buques se encuentran más de 100 personas.

Las autoridades rusas movilizaron a los rompehielos “Almirante Makárov” y “Magadán” que se encuentran actualmente en la zona.

Las últimas noticias indican que el pesquero ruso “Antón Gurin” ha logrado hoy liberarse por sí mismo. Poco antes, el rompehielos ruso “Almirante Makárov” liberó al buque de arrastre “Cabo de Yelizaveta”, que también estaba inmovilizado por el hielo.

Actualmente siguen en el mar los buques “Bereg Nadezhdi”, “Profesor Kiesewetter” y el buque factoría “Sodruzhestvo”. El rompehielos “Magadán”, que participaba en la operación de rescate, también quedó varado.

Se espera que Almirante Makárov libere al Magadán en un periodo de 4 horas y después se dirija a ayudar a Sodruzhestvo. Hay que contextualizar que los trabajos de rescate se ven dificultados por las malas condiciones del tiempo. La temperatura en la zona alcanza los 14-17 grados bajo cero y la velocidad del viento es más de 30 metros por segundo.

Fuentes: Russia Today

Naufraga el pesquero “Bahía de Portosanto” a 35 millas de Cabo Silleiro

28 diciembre, 2010 de 7:02 pm | Publicado en Naufragios y accidentes marítimos, Pesqueros | 2 comentarios

28-diciembre-2010.

Salvamento Marítimo, dependiente del Ministerio de Fomento, ha coordinado esta madrugada el rescate de los 10 tripulantes del pesquero “Bahía de Portosanto”, a 20 millas de Cabo Silleiro.

El helicóptero “Pesca I” rescató a los 4 primeros tripulantes y los condujo hasta Vigo y el “Helimer 208” evacuó a los 6 restantes hasta el aeropuerto de A Coruña. Todos ellos se encontraban en aparente buen estado de salud. Los rescatados son 2 de nacionalidad española, 4 ghaneses, 3 marroquíes y 1 indonesio.

Hacia las 23:00 horas, se recibió a través de la estación radiocostera de A Coruña, una señal de socorro del pesquero “Bahía Portodosanto”, de 28 metros de eslora y con base en Vigo, comunicando que tenía una escora muy pronunciada y solicitando asistencia.

Inmediatamente Salvamento Marítimo, a través de su Centro de Coordinación en Finisterre, movilizó el helicóptero “Pesca I” (Xunta de Galicia) y el “Helimer 208” y el buque “María Pita”, ambos de Fomento.

También se contactó con el buque “Sloman Traveller” que se encontraba en las proximidades para que escoltara al pesquero hasta que llegasen las unidades de Salvamento Marítimo.

Tras el rescate de los tripulantes, finalizado hacia las 2 de la madrugada, el buque “María Pita”, de Salvamento Marítimo, ha permanecido toda la noche en las proximidades del pesquero.

El pesquero ha acabado pro hundirse sobre las 13:45 horas, a unas 19 millas al oeste noroeste de Cabo Silleiro, cuando estaba siendo remolcado por el buque “Portosanto” de la misma compañía que el pesquero siniestrado, que había acudido a la zona para efectuar el remolque a instancias del armador.

Un tripulante del “Portosanto” que había embarcado en el “Bahía de Portosanto” para facilitar las labores de remolque fue rescatado por el “Portosanto” antes del hundimiento.

Fuentes: Salvamento Marítimo y foto propiedad de Ángel Luis Godar Moreira

Características:

  • Nombre del buque: BAHÍA DE PORTOSONTO
  • Matrícula y folio: 3-VI-26-96
  • Indicativo de llamada: EAGX
  • Eslora total: 28 m.
  • Eslora entre perpendiculares: 25 m.
  • Registro bruto: 235 tons.
  • Potencia principal: 279,62 Kw
  • Potencia auxiliar: 193,52 Kw
  • Puerto de registro: Las Palmas
  • Año de construcción: 1996
  • Aparejo principal: Red de arrastre de fondo
  • Lugar de construcción: Vigo
« Página anteriorPágina siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.