La Armada Libia

23 marzo, 2011 en 10:33 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales, Marinas de Guerra, Submarinos | 2 comentarios

La Armada Libia es la fuerza naval libia, fundada en noviembre de 1962. Dispone de una pequeña flota compuesta de unas pocas unidades de fragatas lanzamisiles, corbetas y patrulleros para defender las aguas costeras, pero con una capacidad de autodefensa muy limitada. La marina ha sido siempre el más pequeño de los servicios de Libia y siempre ha sido dependiente de fuentes extranjeras para equipamiento, repuestos y formación.

Enseña Naval de Libia

Su primer barco de guerra fue entregado en 1966. Al principio la fuerza efectiva estaba limitada a unidades menores, pero esto cambió con la subida al poder del coronel Muammar al-Gadafi en 1969. A partir de ese momento Libia comenzó a comprar armamento a Europa y a la Unión Soviética.

Aduanas y la Policía de Puerto fue amalgamada con la marina de guerra en 1970, ampliando la misión de la Armada al incluir la lucha anticontrabando y los servicios de aduanas. El personal de la Armada Libia es aproximadamente de 8.000.

La misión primaria de la Marina es la de defender la costa. Un refuerzo del servicio fue hecho en los años 1970;  la Unión Soviética vendió seis submarinos de la clase Foxtrot SSK , y aunque dos de ellos fueran sólo mediamente útiles, se convirtieron en las amenazas principales de la Marina de los EE.UU en el Mar Mediterráneo. Mientras tanto, Libia compró cuatro corbetas rusas clase Nanuchka, que incluso en las versiones de exportación eran buques bien equipados y podeerosos. Otras cuatro corbetas clase Assad (Características: pequeñas unidades de 700 t de desplazamiento y fuertemente armadas con 6 misiles antibuque Teseo Otomat; 1 lanzador SAM Aspide/Albatros con 4 lanzadores y 18 misiles; 1 cañón de 76/62 y 2 cañones de 40/70; cuentan además con 6 tubos lanzatorpedos) fueron adquiridas de Italia.
La única acción militar vista por la Marina libia fue un encuentro con la Sexta Flota de los Estados Unidos en marzo de 1986 en la Acción en el Golfo de Sidra (1986), cuando una patrullera lanzamisiles y una corbeta fueron destruidos, y otros barcos fueron dañados por A-6s. Excepcionalmente, algunos de estos ataques fueron realizados, satisfactoriamente, con CBUS como el Mk.20 Rockeye diseñado como un arma antitanque.

Unidades de la Marina Libia (2006)

Fragatas

2 unidades de la clase Koni (Tipo 1159), una operativa.

  • 212 Al Hani
  • 213 Al Ghardabia

Armament:

  • 4 × SS-N-2C Styx SSMs
  • 2 × SA-N-4 SAMs
  • 4 × cañón de 76mm
  • 4 × cañón 30mm
  • 4 × torpedos 406mm
  • 1 × Lanza morteros Mar/Aire
  • 20 minas

Corbetas

2 x clase Nanuchka

  • 416 Tarik-Ibn Ziyad
  • 418 Ain Zaara

Armamento:

  • 4 × SS-N-2C Styx SSMs
  • 2 × SA-N-4 SAMs
  • 2 × cañon 57mm MFPBs

MFPBs

9 x Combatant II.  lanchas rápidas de ataque (7 operativas)

Armamento:

  • 4 x Otomat SSMS
  • 1 x cañón de 76mm
  • 2 x cañon de 40 mm

12 x Clase OSA. Buques Rápidos de Ataque (Tipo II) 6 operativas

Armamento:

  • 4 x SS-N-2C Styx SSMs
  • 4 x cañón de 30 mm

Guerra de Minas

9 x dragaminas clase Natya (Tipo 266ME) 5 operativos.

Armamento:

  • 4 × cañon de 30mm
  • 4 ×  cañón de 25mm
  • 2 × RBU 1200 morteros Mar/Aire
  • 10 minas
  • Dragaminas Acusticas y Magnéticas

Submarinos

6 x submarinos clase Foxtrot (4 operativos)

Bases Navales

  • Al-Khums
  • Bengasi
  • Misratah
  • Tobruk
  • Tripoli (bombardeada por ataques aereos de la coalición el 21 de marzo de 2011)
  • Derna

Instalaciones para mantenimiento y reparación de buques

Instalaciones en Tripoli con técnicos extranjeros para reparar buques de hasta 6.000 toneladas métricas de peso muerto (DWT); un dique flotante de izado para 3.200 toneladas; diques flotantes en Bengasi y Tobruk.

Fuentes: Wikipedia y Worldnavalships.

Los U-boot hundidos o dañados en aguas españolas durante la SGM

23 abril, 2008 en 8:17 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales, Historia y Arqueología Marítima, Marinas de Guerra, Submarinos | 8 comentarios

Los U-boot alemanes que fueron una pesadilla durante buena parte de la SGM, sobre todo para los buques mercantes aliados, también han dejado su huella en España que era un país neutral, unas veces utilizando sus puertos como refugio y, en algunos casos, como áreas de aprovisionamiento.Incluso la Armada Española dispuso de un U-boot de la clase VIIc, el S-01.

Algunos reposan en las cercanías de las costas españolas. Están documentados los siguientes incidentes, especialmente los acaecidos en la costa de Galicia.

U-506

El U-506 era un U-boot del tipo IXc y su comandante fue Erich Würdemann. Desde que el submarino entró en servicio, 15 de septiembre de 1941 hasta el día de su hundimiento, hundió 14 buques mercantes, dañó gravemente a otros 3 y 1 más fue pérdida total.

Hundido a las 15:50 horas del 12 de julio de 1943 en el Atlántico Norte al oeste de Vigo en la posición 42.30N 016.30w por 7 cargas de profundad lanzadas por un bombardero de los EE.UU. B-24 Liberator causando 48 muertos y 6 supervivientes. 15 hombres fueron vistos en el agua después de que el submarino partiese en dos. El avión atacante lanzó una balsa salvavidas y una bengala de humo para ayudar a los supervivientes. 6 hombres fueron recogidos del mar por un destructor británico el 15 de julio, 3 días después del hundimiento.

U-134

El U-134 era un U-boot del tipo VIIc, entró en servicio el 26 de julio de 1941 y su comandante, en la fecha del hundimiento, era Hans-Günther Brosin. Hundió 3 buques sumando un total de 12.147 toneladas de registro bruto.

Hundido el 24 de agosto de 1943 en el Atlántico Norte cerca de Vigo, en la posición aproximada 42.07N 009.30W por 6 cargas de profundidad lanzadas por un bombardero británico Vickers Wellington del escuadrón 179/J. 48 muertos, toda la tripulación.

U-523

Era un U-boot del tipo IXc, entró en servicio el 25 de junio de 1942, su comandante fue Werner Pietzsch. Hundió 1 buque con un total de 5.848 toneladas de registro bruto.

Hundido el 25 de agosto de 1943 en el Atlántico Norte al oeste de Vigo en posición 42.03N 018.02W por cargas de profundidad del destructor británico HMS Wanderer y la corbeta británica HMS Wallflower, 17 muertos y 37 supervivientes.

U-760

Fue comisionado el 15 de octubre de 1942, era del tipo VIIc y su comandante fue Otto-Ulrich Blum. Durante su tiempo en servicio no hundió o dañó a ningún buque.

El 8 de septiembre de 1943, el U-760 navegaba en superficie junto con el U-262, cuando fueron atacados por un bombardero británico Vickers Wellington del escuadrón 179/C, a aproximadamente 150 millas de Cabo Finisterre. El U-760 llegó al puerto de Vigo y fue puesto bajo la supervisión del crucero de la Armada Española Navarra. Después de 24 horas el submarino no abandonó el puerto (las leyes de neutralidad permitían este tiempo marco para reparaciones de emergencia) y fue retenido. El submarino fue llevado a Ferrol donde permaneció hasta el final de la guerra.

El 23 de julio de 1945 fue trasladado a Gran Bretaña para ser incluido en la Operación Deadlight. Hundido el 13 de diciembre en la posición 55.50N 010.05W.

U-573

Era del tipo VIIc, fue comisionado el 5 de junio de 1941 y estaba comandado por Heinrich Heinsohn, durante el tiempo que estuvo en servicio hundió 1 buque con un total de 5.289 toneladas de registro bruto.

El 29 de abril de 1942 fue atacado por cargas de profundidad de 325 libras lanzadas por un bombardero Lockheed Hudson del escuadrón Nº 233 de la RAF al noroeste de Argel en la posición aproximada 37.00N 001.00E causando 1 muerto y 43 supervivientes.

Seriamente dañado, el U-573 puso rumbo a Cartagena donde el submarino fue retenido. En agosto de 1942 la Armada Española lo compró por 1,5 millones de Reichmarks (marcos alemanes) y comisionado bajo del nombre de G-7. Después de repararlo, volvió a navegar en 1947. En 1970, renombrado como S-01, el submarino fue retirado del servicio en 1971 y subastado por 3.334.751 ptas. A pesar de los esfuerzos por salvarlo y preservarlo como museo, fue finalmente desguazado.

Hundimientos de pesqueros gallegos durante la II Guerra Mundial

2 abril, 2008 en 9:08 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales, Historia y Arqueología Marítima, Naufragios y accidentes marítimos | 1 Comentario

Siempre tuve curiosidad por saber como se desarrolló la Primera y la Segunda Guerra Mundial en las costas españolas y especialmente en áreas marítimas tan sensibles como el Golfo de Vizcaya y Finisterre, patrulladas continuamente por buques aliados y del eje. A pesar de que España era una nación neutral o no beligerante, sus puertos sirvieron de refugio a buques de guerra, principalmente alemanes, y sus buques mercantes y de pesca fueron objeto de acciones bélicas.También se desarrolló una intensa actividad de espionaje por parte de las potencias directamente implicadas en los puertos de Vigo, La Coruña y Ferrol.

En este artículo que encontré buscando nombres de pesqueros gallegos hundidos durante la Segunda Guerra Mundial, ya que tenía referencias orales, sin datos concretos, ni nombres, ni cifras, solamente que algunos pesqueros fueron hundidos sin explicaciones aparentes y aquí se despeja esa incognita. Este fragmento forma parte del libro Galicia en guerra.

EL DESTRUCTOR “KITE” HUNDIÓ AL “VIRO”

La batalla de la flota gallega

Eduardo Rolland / VIGO

En 1943, la flota pesquera gallega entró en guerra. Pese a pertenecer a un país neutral, el mando aliado convirtió a los arrastreros en objetivo militar y dictó la orden de hundirlos para evitar que actuasen como espías del III Reich. Mientras se libraba la Batalla del Atlántico, entre los submarinos U-Boot del Almirante Doenitz y las escuadras internacionales, los pescadores se convirtieron en víctimas inocentes. El régimen de Franco ocultaba la realidad. Los diarios hablaban de accidentes por “golpes de mar”. Y no existe en Galicia constancia oficial de los hundimientos. Pero documentación hecha pública por la Royal Navy británica, junto a la Armada Canadiense, confirma los ataques. Al menos diez buques fueron bombardeados y hundidos durante la II Guerra Mundial.

A finales de 1942, los aliados dejaban claras sus intenciones. Aviones de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) sobrevolaban la costa gallega, arrojando pasquines sobre los puertos. En los panfletos, se advertía a los marineros que no sacasen sus pesqueros a mar abierto, pues todo el litoral se consideraba zona de guerra. En los papeles amenazantes, se relataba que el Atlántico y el Cantábrico se habían convertido en el escenario de la batalla entre los aliados y los submarinos nazis. Nadie estaría a salvo navegando en esas aguas.

El historiador Fernando Patricio Cortizo, en su magnífica obra “Historia da costa galega e os seus naufraxios”, no logra hallar testimonios de buques hundidos. “Afortunadamente, no se conoce la pérdida de ningún pesquero gallego -escribe el autor- aunque fueron muchos los que estuvieron muy cerca, tanto que uno recibiría numerosos impactos de ráfagas de metralleta de un bimotor británico, al meterse involuntariamente entre la línea de tiro del avión y la de un sumergible recién localizado desde el aire por el Este”.

Hallar pruebas en Galicia es difícil. La censura franquista, acentuada por el conflicto bélico, hacía que los diarios limitasen sus informaciones sobre movimiento portuario, al punto de desaparecer en muchas fechas. Publicar qué buques y mercancías entraban en puertos neutrales como el de Vigo era una información bélica muy jugosa. Sin embargo, los datos llegan a través de los archivos militares de Inglaterra y de Canadá. Así, conocemos la operación que realizó el destructor canadiense Iroquois en julio de 1943, en la que fueron hundidos varios pesqueros.

Operación “Iroquois”

Acompañado por su barco gemelo Athabaskan, y el destructor polaco Orkan, el Iroquois patrulla el Atlántico frente a Galicia en busca de submarinos alemanes. El 21 de julio, el capitán del destructor canadiense escribe en su diario: “El Iroquois ve a un barco pesquero español hacia el este, de nombre Manolo, de A Coruña, y, siguiendo las instrucciones de hundirlo, lo hacemos, después de embarcar a su tripulación de catorce hombres”.

A la mañana siguiente, el Iroquois detecta a otro pesquero gallego. Es el Isolina, al que envía a cañonazos al fondo del mar. Un tercer barco, el Vivero, se hunde víctima de los obuses del destructor polaco Orkan.

“Estos barcos -explicaría el capitán del Iroquois- fueron hundidos en un área que había sido prohibida para ellos por el Almirantazgo varios meses antes, porque había buenas razones para creer que estarían menos interesados en la pesca que en la más probable ocupación del espionaje”.

La Armada canadiense justifica que, en los últimos meses, los pesqueros gallegos se adentraban en mar abierto, desoyendo las órdenes que figuraban en los panfletos que los aviones habían arrojado. Según los archivos de Canadá, la operación del 21 y 22 de julio de 1943 “fue la primera que se tomó en contra de ellos [los pesqueros gallegos] para cumplir las órdenes”. Y esa jornada fatal pudo ser peor, porque el capitán del Iroquois termina informando de que ha avistado “a otros muchos, más de quince pesqueros, pero no fueron molestados porque no estaban en una posición que perjudicase el éxito de nuestra operación [la caza de submarinos U-boot]“.

En las hemerotecas no aparecen reseñados los hundimientos, ya que apenas se ofrecía información sobre movimiento de barcos.

Además de la flota del Iroquois, otra escuadra aliada atacó a pesqueros gallegos durante el verano de 1943. En este caso, estaba formada por destructores de la Royal Navy británica. Integraban el convoy los buques Kite, Woodcock, Woodpecker y Wild Goose, cuatro destructores de última generación, construidos en astilleros del Reino Unido para hacer frente a los sumergibles de Doenitz.

Pero también los pesqueros gallegos pasaron a ser sus enemigos. El 22 de julio de 1943, el Woodcock encuentra faenando al pesquero gallego Europa 5, matriculado en Vigo. “El área era una de las señaladas por el Almirantazgo para uso de los neutrales bajo su propio riesgo”, escribe el capitán del buque. Así que se ordena abordar al arrastrero y se detiene a sus 17 tripulantes, que son embarcados en la flota aliada. Instantes después, el Woodcock dispara sus cañones contra el Europa 5 y lo hunde en el Atlántico.

En los días siguientes, los aviones de patrulla británicos, ayudados por torpederos anti submarino Liberator, localizan a nuevos pesqueros gallegos en su zona de acción. El capitán del Woodcock ordena a todos los destructores de la zona dirigirse al área de pesca, con órdenes de hundir a los barcos.

Se procede como contra el Europa 5, comenzando por un abordaje y deteniendo después a todos los tripulantes. Una vez embarcados en la flota aliada, los pesqueros son bombardeados y hundidos.

El Viro es enviado al fondo por el destructor Kite; el Montenegro, por el Wild Goose; el Buena Esperanza y el Don Antonio, por el Woodpecker; y el Comparrel, por el Woodcock. Que todos los barcos participasen en el hundimiento, hace sospechar que aprovecharon la operación para hacer ejercicios de tiro.

Un pesquero más, el Valterra se conserva y a él se traslada a todos los tripulantes detenidos, que serán luego desembarcados en puerto en España.

Tras la operación del verano de 1943, el mensaje de guerra aliado cala en los puertos españoles. No hay noticias de nuevos hundimientos. Sin quererlo, como víctimas inocentes, la flota pesquera gallega participó en la II Guerra Mundial.

Se temía que los pesqueros ayudasen a Hitler ganar la “guerra meteorológica”

El alto mando aliado temía que los pesqueros gallegos actuasen como espías de la armada nazi. Toda el mar desde cabo Ortegal hasta el Canal de la Mancha se convirtió en escenario de guerra, entre los submarinos U-boot y la flota internacional. Y los arrastreros podían facilitar mucha información a los sumergibles sobre tránsito de mercantes. Así que se decidió prohibirles salir a mar abierto. Ahora, se conoce que, además, cumplieron su amenaza y hundieron, al menos, a diez pesqueros.

Pero la inquietud sobre el espionaje no era la única razón para acabar con la flota gallega. Los aliados temían también que pudiesen ayudar a Hitler a ganar la “guerra meteorológica”.

Y es que, en una guerra, tan importante como las armas son los mapas. Y, sobre ellos, la información del tiempo. Una nevada o un temporal podían dar al traste con la operación mejor diseñada.

Así que uno y otro bando se esforzaron desde el comienzo de la II Guerra Mundial en lograr las predicciones meteorológicas más fiables.

En principio, los nazis instalaron bases meteorológicas permanentes en el Ártico, en Noruega y Groenlandia. La aviación enemiga pronto descubrió estos puestos avanzados y su acoso hizo imposible mantener la actividad.

Fue así como Hitler decidió emplear a pesqueros para recabar los datos del tiempo. Los barcos enviaban sus mediciones por radio, para que los meteorólogos de la Luftwaffe pudiesen hacer su trabajo.

Pero, tras interceptar numerosas comunicaciones, también los aliados descubrieron la estratagema y casi todos los pesqueros del Reich fueron hundidos por corbetas y destructores.

Es en este momento cuando el alto mando comienza a sospechar de los pesqueros españoles, que por su neutralidad podían transitar por los mares sin riesgo de ser atacados. Al tiempo, podían sumar a presuntas labores de espionaje la recogida de datos meteorológicos. Así, a finales de 1942 se da la orden de prohibir su salida al mar, bajo amenaza de hundimiento.

La “guerra meteorológica”, vital en toda campaña, condenó a los barcos gallegos.

Los buques que participaron en estos ataques corrieron diversas suertes.

kite.jpg

HMS KITE U-87

Hundido el 21 de agosto de 1944 alcanzado por dos torpedos lanzados por el submarino alemán U-344 en la posición 70.01N 003.57E.

hms_woodpecker.jpg

HMS WOODPECKER U-08

Fue torpedeado por el submarino alemán U-256 el 20 de febrero de 1944 en el Atlántico Norte en la posición 48.49n 022.11w. Se fue a pique mientras era remolcado a puerto el 27 de febrero de 1944.

 

iroquois2.jpg

HMCS IROQUOIS G-89

Retirado de servicio el 24 de octubre de 1962 y vendido para desguace en 1966.

athabaskan.jpg

HMSC ATHABASKAN G-07

Hundido en el Canal de la Mancha al NE de Ouessant por dos buques torpederos alemanes, el T-24 y T-27 en la posición 48.42,940n 004.31,485w. La explosión fue vista a 20 millas de distancia. 129 tripulantes se hundieron con el buque, 83 fueron rescatados del mar por los torpederos y hechos prisioneros. Otros 44 tripulantes fueron rescatados por el HMCS Haida.

wild-goose.jpg

HMS WILD GOOSE U-45

Desguazado el 27 de febrero de 1956.

hms-woodcock2.jpg

HMS WOODCOCK U-90

Desguazado el 28 de noviembre de 1955.

orp-orkan.jpg

ORP ORKAN G-90

Orkan significa Huracán en castellano. A las 07:05 horas del 8 de octubre de 1943 el buque polaco ORP Orkan fue alcanzado por un GNAT (German Navy Acoustic Torpedo) del submarino alemán U-378 mientras escoltaba al convoy SC-143 en el Atlántico Norte y hundido en pocos minutos en la posición 56.30n 026.26w. Un oficial y 43 marineros fueron rescatados por el destructor HMS Musketeer. 178 tripulantes polacos y 20 británicos se hundieron con el buque.

 

Buques espía y de Inteligencia Naval

4 febrero, 2008 en 6:35 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales, Naufragios y accidentes marítimos | 6 comentarios

La Guerra Fría dio origen a la aparición de buques espía, para ello los países más directamente implicados, Unión Soviética, Estados Unidos y Reino Unido, eligieron barcos de diferente tipo. Mientras que la Unión Soviética y el Reino Unido optaron por reconvertir inofensivos pesqueros de diverso porte para dotarlos de equipos de comunicaciones sofisticados con el fin de interceptar las comunicaciones del enemigo, acercarse lo suficiente para controlar el desplazamiento de las unidades navales de sus respectivas bases o seguir las maniobras navales, los “juegos de guerra”, lo que trajo de cabeza a los servicios secretos por la dificultad que suponía identificar estos barcos civiles como buques potencialmente espías.

Los Estados Unidos optaron por reconvertir viejos cargueros militares, algunos del tipo Liberty, para realizar sus misiones de espionaje electrónico. Durante esos años se produjeron diversos incidentes, quizá se hayan producido muchos más pero aquí hago referencia a los más conocidos.

pesquero-espia-sovietico.jpg

7 de marzo de 1968: Jefe de escuadrilla examinando fotos de un pesquero espía soviético, tomadas por la RAF durante un vuelo de reconocimiento sobre el Atlántico. (Foto de Central Press/Getty images)

El Incidente Liberty (GTR-5) data del 8 de junio de 1967, cuando un barco del servicio de inteligencia de los Estados Unidos, el USS Liberty fue atacado por las Fuerzas de Defensa de Israel. El USS Liberty estaba situado cerca de la península del Sinai encargado de monitorizar las comunicaciones de los soviéticos con sus aliados árabes durante el conflicto árabe-israelí conocido como la Guerra de los Seis Días. Las tropas israelíes informaron que estaban siendo bombardeadas desde buques de guerra y desplegaron aviones para encontrar la fuente del fuego enemigo. Los aviones encontraron al Liberty y le dispararon. Lanchas torpederas también hicieron fuego contra el Liberty. En el ataque perecieron 34 americanos, hirieron a 171, y destruyeron el buque americano. Las fuerzas israelíes alegaron que habían identificado erróneamente al Liberty como un buque hostil y lo atacaron por error. Aunque el suceso provocó polémica, el ataque fue pronto calificado como accidente por “fuego amigo”.

uss-liberty-3.jpg uss-liberty-2.jpguss-liberty-zona-del-puente-ametrallada.jpg

El USS Liberty era un carguero de la SGM construido en 1945. El buque navegó participando en operaciones de posguerra en el Pacífico hasta que fue retirado en 1958. Al incrementarse la tensión en la Guerra Fria, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) , reacondicionó varios viejos barcos militares, convirtiéndolos en buques dedicados a la inteligencia militar. Los barcos reconvertidos a buques de inteligencia naval de la clase Liberty fueron diseñados para rastrear señales de radio y monitorizar comunicaciones entre la Unión Soviética y sus aliados. El USS Liberty medía 137 metros de eslora y transportaba una tripulación de 290 militares y personal de inteligencia.

 

El incidente del USS Pueblo (AGER-2) tuvo lugar el 23 de enero de 1968 cuando una flotilla de buques de guerra de Corea del Norte se acercó al USS Pueblo, un antiguo carguero reconvertido en 1967 en buque de inteligencia, su viejo casco servía de camuflage a los equipos de comunicaciones y sistemas de localización por radar y se encontraba efectuando una misión de espionaje denominada “Clickbeetle” para determinar posiciones de puestos radar en tierra y evaluar la capacidad naval bélica de Corea del Norte así como el movimiento de unidades navales soviéticas en aguas coreanas. El comandante y la tripulación se percataron de que una flotilla de buques de guerra de Corea del Norte se situaba en formación de ataque a la vez que enviaban un mensaje:“Detenganse o dispararemos”, el USS Pueblo comprobó la distancia a la que se encontraban de tierra, 15,8 millas, contestó: “Estamos en aguas internacionales”. Interceptaron comunicaciones entre los norcoreanos que revelaban su intención de abordar el buque, retener a la tripulación y llevarlo a un puerto de Corea del Norte. La tripulación fue puesta en alerta e intentaron alejarse de la zona. Cuatro lanchas torpederas se añadieron a la flotilla así como dos aviones MiG que efectuaron un vuelo rasante, cercaron al USS Pueblo que intentó realizar maniobras evasivas para no ser detenido. Uno de los buques norcoreanos efectuó varios disparos que alcanzaron el mastil del radar y el puente hiriendo al comandante y otros dos miembros de la tripulación. El comandante del USS Pueblo ordenó destruir todos los documentos clasificados así como todos los dispositivos y equipos electrónicos. Radió un mensaje de emergencia al Comando de la Flota del Pacífico solicitando ayuda que no llegó a tiempo.

El incidente se saldó con un muerto y varios heridos. Los ochenta y dos supervivientes de la tripulación fueron capturados y permanecieron presos durante 11 meses. Despues de arduas negociaciones, la tripulación fue devuelta a los EE.UU. pero no así el USS Pueblo.

uss-pueblo-3.jpguss-pueblo.jpg

 

uss-pueblo-4.jpg

USS Pueblo atracado en el rio Taedong en Pyongyang, RDP de Corea. Actualmente es un museo.

Los radares perdieron de sus pantallas al arrastrero “Gaul” H-243 con su tripulación de 36 personas durante un temporal en febrero de 1974, el buque desapareció sin enviar ningún mensaje o señal de socorro. Los medios de comunicación británicos apuntaron que el pesquero era sospechoso de navegar por el Mar de Noruega realizando actividades de espionaje y que el hundimiento se produjo al sufrir algún tipo de incidente en el que los rusos podrían estar involucrados.

british-trawler-gaul-sunk-in-1974.jpg
Sus restos reposan en el fondo marino del Mar de Barents en la posición 72.04N 025.05E

En 1997 se localizaron los restos del Gaul, la sospecha de que el buque se encontrase realizando actividades de espionaje se acrecentaron al confirmar el jefe del MI-6 que en los años 70 utilizaron buques civiles navegando por áreas cercanas a las aguas territoriales soviéticas recogiendo información militar sobre las bases de la Flota Norte Soviética.

Sin embargo, después de reabrir el caso el Fiscal General en 2002 y de realizar meticulosas investigaciones por una comisión de expertos sobre los restos del buque, en 2004 se dictaminó que ningún submarino soviético había intervenido en su hundimiento, ni fue torpedeado ni arrastrado al fondo al ser enganchadas accidentalmente las redes por un submarino, que en realidad el naufrágio se produjo por haber sufrido un golpe de mar durante un fuerte temporal, se estima fuerza 10 (112 km/h). Por falta de estanqueidad del buque, al parecer llevaba abiertas las aletas de las válvulas de no retorno del sistema de evacuación de residuos y eso produjo que, debido al fuerte temporal, se inundara el parque de pesca y se hundiese, pero se sigue especulando sobre la posibilidad de que llevase “espías” a bordo.

La Armada Española dispone de un buque de inteligencia naval, el A-111 Alerta.

alerta-a-111-departing-malta.jpg

País: España.
Clase, [Tipo]: Darss, [AGI].
Constructor: Neptunwerft, Rostock, Alemania.
Fecha botadura: 27 de febrero de 1982.
Fecha alta: 12 de junio de 1992.

Desplazamiento ( toneladas ): 1.800 estándar, 2.292 a plena carga.
Dimensiones ( metros ): 76,3 x 12,1 x 4,2
Propulsión: 1 x diesel Kolomna Type 40-DM ( 2.200 cv ).
Velocidad ( nudos ): 12.
Autonomía ( millas ): 1.000 a 12 nudos.
Dotación: 60.

Cañones: preparado para 3 dobles 25mm/70.

Rádar: Navegación: ??, banda I.

Indicativo: EBQD ( Echo Bravo Quebec Delta )
Comentario: Ex-Jasmund. Iba a ser vendido a Ecuador en 1991, pero la venta fue finalmente cancelada. último de una serie de siete buques conocidos como clase DARSS. Este barco perteneció a la RDA, donde primero realizó labores de transporte ( hasta 1988 ), y posteriormente fue reconvertido en buque AGI, realizando labores de inteligencia hasta 1990. El 21 de diciembre de 1992 llegó a las Islas Canarias donde se le realizaron una seríe de adaptaciones necesarias para la Armada Española en los astilleros ASTICAN del Puerto de la Luz. El 15 de julio de 1993 relevó, una vez dado de alta en la LOBA, como buque ELINT al patrullero Alsedo, quince días despues de su baja. Supuestamente la mayor parte de los instrumentos que lleva a bordo son de origen sovietico. Posee una antena para comunicaciones por satélite Saturn 3S.
Base: Cartagena.

Fuente: Los Barcos de Eugenio.

 

HMS Armada, Vigo, Corunna, Finisterre, Trafalgar y Cadiz

21 enero, 2008 en 5:18 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales, Marinas de Guerra | 3 comentarios

En los años 40, el Reino Unido construyó para la Royal Navy una serie de destructores que se denominaron clase Battle, en honor a diversas batallas en las que participaron fuerzas británicas.

Hago referencia a los buques que tomaron el nombre de batallas en suelo o mares de España, o contra España.

El HMS Armada (D14) fue bautizado en honor a la victoria inglesa sobre la Armada Invencible en 1588.

armada-2.jpg

HMS ARMADA (D14)

 

El HMS Vigo (D31) tomó su nombre de la batalla que tuvo lugar el 23 de octubre 1702, durante la Guerra de Sucesión Española, entre una flota anglo-holandesa y otra franco-española, y que finalizó con la victoria de los británicos. Esta batalla conocida como la Batalla de Rande en la que la “Escuadra de la Plata” refugiada en la ria de Vigo fue derrotada por los navíos ingleses y holandeses que perseguían su rico cargamento.

hms-vigo-d31.jpg

HMS VIGO (D31)

El HMS Corunna (D97) fue el último buque de la clase Battle, subclase 1943, fue bautizado Corunna en conmemoración de la Batalla de Coruña, también llamada Batalla de Elviña, que tuvo lugar el 16 de enero de 1809 durante la Guerra de la Independencia, cuando 16.000 soldados franceses comandados por el Mariscal Soult trataron de impedir la retirada de las tropas británicas dirigidas por el general Sir John Moore.

hms-corunna-d97.jpg

HMS CORUNNA (D97)
El HMS Finisterre (D55) fue bautizado con ese nombre en conmemoración de la Batalla de Finisterre. El 22 de julio de 1805 se enfrentaron la flota de la Armada Real Británica dirigida por el Vicealmirante Robert Calder y una flota franco-española al mando del almirante Charles Silvestre de Villeneuve.

hms-finisterre.jpg

HMS FINISTERRE (D55)

El HMS Trafalgar (D77) fue bautizado en honor de la decisiva Batalla de Trafalgar en la que la flota británica mandada por el almirante Horacio Nelson y una flota combinada franco-española comandada por el almirante Pierre Villeneuve, a cuyas ordenes se encontraba el almirante español Federico Gravina, el 21 de octubre de 1805 se enfrentaron frente al oeste de cabo Trafalgar. Fue la más importante batalla naval de las Guerras Napoleónicas y se saldó con la derrota de la flota franco-española.

trafalgar.jpg

HMS TRAFALGAR (D77)

El HMS Cadiz (D79) fue bautizado así en honor de la Batalla de Cádiz (El Sitio de Cadiz), el asedio que durante treinta meses, del 5 de febrero de 1810 al 24 de agosto de 1812, sufrió la ciudad de Cádiz.

cadiz.jpg

HMS CADIZ (D79)

Características:

 

Nombre: Clase Battle

Subclases: “1942” y “1943”

Buques construidos: 26

Subclase 1942: Armada, Barfleur, Cadiz, Camperdown, Finisterre, Gabbard, Gravelines, Hogue, Lagos, St, James, St. Kitts, Saintes, Sluys, Solebay, Trafalgar y Vigo.

Subclase 1943: Agincourt, Aisne, Alamein, Barrosa, Corunna, Dunkirk, Jutland y Matapan.

Clase Anzac 1944: Anzac y Tobruk

 

 

Características Generales

 

  • Desplazamiento: Clase 1942: 2315 toneladas standard / 3.290 toneladas a plena carga
  • Eslora: 116 m
  • Manga: Clase 1942. 12,25 m.

Clase 1943. 12,30 m.

  • Calado: 3,90 m standard

4,67 m a plena carga

  • Propulsión y potencia: 2 calderas Admiralty de 3 cilindros, 2 turbinas de vapor Parsons.

2 ejes, 50.000 shp (37 MW)

  • Velocidad: Clase 1942: 34 nudos

1943: 35,75 nudos

  • Autonomía: 4.400 millas náuticas a 12 nudos.
  • Dotación: subclase 1942: 247 en tiempo de paz, 308 en guerra.

subclase 1943: 232 en tiempo de paz, 268 en guerra.

Armamento: 1942 Battle

  • 2 x cañones dobles de 4,5 pulgadas QF Mark III
  • 1 x cañon de 4 pulgadas QF Mk. XXIII sobre montaje Mk. III (Los primeros 6 barcos solamente. Más tarde retirados)
  • 4 x montajes dobles de 40 m/m Bofors “Hazemeyer” Mk. IV
  • 4-6 x montajes simples 40 mm Bofors Mk. VII
  • 2 x tubos cuádruples para torpedos de 21 pulgadas Mk. IX
  • Dos railes para cargas de profundidad.
  • Cuatro lanzaderas para cargas de profundidad.

Las cargas de profundidad sustituidas por 1 x mortero Squid anti-submarinos.

1943 Battle

  • 2 x cañones dobles 4.5 pulgadas QF Mark III sobre montaje BD Mk. IV
  • 1 x cañon 4.5 pulgadas QF Mark IV sobre montaje CP Mk. V
  • 2 x dobles 40 mm Bofors montajes “STAAG” Mk. II
  • 1 x montajes dobles 40 mm Bofors “utility” Mk. V
  • 2 x montajes simples 40 mm Bofors Mk. VII
  • 2 x tubos quíntuples para torpedos de 21 pulgadas Mk. IX
  • 1 x mortero Squid A/S.

Referencias: Wikipedia

 

La aventura del destructor José Luis Díez

27 octubre, 2007 en 1:33 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales | 37 comentarios

Hace aproximadamente tres meses llegaron a mi poder dos fotos del destructor José Luis Díez, una de ellas estaba encabezada por la leyenda: J.L.Díez disfrazado como H.M.S. Grenville 1938. La otra fotografía era del mismo buque enarbolando pabellón británico. A partir de ahí comencé una búsqueda en internet a ver si encontraba algún tipo de información al respecto ya que este episodio de la Guerra Civil Española para mi era totalmente desconocido.

jose-luis-diez-disfrazado-como-el-hms-grenville-1938.gif

jose-luis-diez-disfrazado.jpg

Casualmente encontré en un foro dedicado a historia donde Hernan,(nick del autor), narra con todo lujo de detalles las vicisitudes del José Luis Díez. Aunque es largo vale la pena leerlo.

El destructor José Luis Díez

Al estallar la guerra en 1936 y tras el paseo de la flota republicana por el Cantábrico este mar cayó en manos de los insurrectos, quienes mediante una reducida fuerza, casi consiguieron embotellar a la Zona Norte republicana, instaurando una hegemonía que solo en muy corta medida pudieron comprometer las unidades contrarias. Entre los barcos republicanos actuantes en el Cantábrico obtuvo bien pronto una chocante celebridad el “José Luis Díez”, un destructor de factura relativamente moderna, llegado al golfo de Vizcaya en 1936 y atracado desde entonces en Santurtxi.

jose-luis-diez-ebbn.jpg

Destructor José Luis Díez

 

Acostumbrado a verlo atracado e inoperante en le muelle, los bilbaínos lo bautizaron con el sobrenombre de “Pepe el del Puerto”, contándose a propósito una serie de anécdotas hirientes. Se decía por ejemplo que una salva suya no destruyó al enemigo sino su propia chimenea, y aunque esto no se encuentra probado, si es cierto, en cambio que su defensa antiaérea redujo a un montón de chatarra, el 20 de abril de 1937, al caza del famoso piloto Felipe del Río, a quien se consideraba, por la serie de victorias que había cosechado como el “as de Euskadi”.
Los artilleros del destructor, confundieron el avión que tripulaba el aviador santanderino con un caza alemán, apuntándose el derribo, por lo demás el único de la historia del barco.
Los malos humores que había desatado el José Luis Díez a causa de su pasividad fueron motivos de un desagradable incidente pocas semanas antes de la muerte del piloto de caza, cuando los bous armados Bizkaya, Gipuzkoa, Nabarra y Donostia, que convoyaban hacia Bilbao al buque tramp Galdames, habilitado como correo, se enzarzaron en batalla con el crucero Canarias al que apoyaba el destructor Velasco. Los bous no consiguieron impedir la captura del Galdames, ya que fueron sometidos a un fuego atroz que provocó el hundimiento del Nabarra.
Mientras ocurría este combate el José Luis Díez estaba atracado como de costumbre aunque era urgido para ayudar a los bous. El destructor no zarpó.
Furioso por el drama que había pasado el Gobierno Autónomo vasco ordenó la requisa del destructor y el ingreso en prisión de los tripulantes, lo que tuvo lugar. Sin embargo las autoridades vascas a las que urgía la vuelta al servicio del José Luis Díez, estaban en condiciones de aportar los fogoneros y timoneles necesarios pero no una dotación completa de puente que conociese el manejo del buque. Por lo que todos los detenidos fueron sacados de la cárcel y reincorporados a sus puestos. También influyó la actitud del gobierno central, nada proclive a que un buque de guerra pasase al control de un gobierno autónomo.
Que la experiencia sufrida no iba a estimular la mortecina combatividad del Pepe del Puerto, se vio poco después y más concretamente cuando el destructor Císcar, que navegaba a 20 millas del cabo Machichaco, se topó de improviso con el crucero Almirante Cervera, que a 8.000 metros parecía en la posición ideal para situar sus proyectiles de 152mm sobre el destructor. La primera salva del crucero llegó corta con una dispersión entre proyectiles de 200 metros, pero en la dirección correcta. La segunda salva fue dos tiros cortos y uno largo, cayendo a 50 metros por estribor. Las salvas del crucero, a las que respondía el destructor con sus dos cañones de popa, continuaron a razón de una cada 10 segundos y siempre con el mismo resultado, dos cortos y un largo, mientras que la distancia aumentaba gracias a la mayor velocidad del Ciscar. De pronto a 15.000 metros los tripulantes del Ciscar advirtieron una columna de humo y creyeron que era el destructor Velasco, pero al poco identificaron al José Luis Díez, que fiel a su fama, cuando se apercibió de lo que ocurría viro hacia el noreste a toda máquina envuelto en nubes de humo negro. El Ciscar acabó por ponerse fuera de tiro de su perseguido gracias a que el crucero Almirante Cervera navegaba con siete calderas en lugar de las ocho de costumbre.

Al caer Bilbao en junio de 1937 los dos buques marcharon a Santander, en donde el ambiente no era alentador ya que Indalecio Prieto había nombrado comandante de marina a un antiguo capitán de fragata que era muy honrado pero era incapaz de desempeñar el mando que se le había confiado. El comandante decía “cuando me retiré un buen barco navegaba a 15 nudos. Ahora ustedes hablan de 35 nudos como si tal cosa. Me encuentro totalmente despistado“. En realidad la determinación de Prieto venía impuesta por la penuria de opciones, que se puso de relieve cuando se le dio el mando del José Luis Díez a un antiguo comandante del Císcar, famoso por sus borracheras, ya que aunque en el Estado Mayor se encontraban dos oficiales del Cuerpo General con conocimientos más que suficientes no se confiaba en ellos. Incluso se vio obligado a sustituir, con un teniente de navío ruso, a un comandante de submarino desertor. Por cierto que el primer día en el que salió al mar ese teniente le largó dos torpedos al crucero Almirante Cervera que no hicieron blanco.

En su nueva base el José Luis Díez continuaba con sus mismos hábitos. Cierta noche había zarpado de Santander con rumbo norte en línea de fila los dos destructores, cuando súbitamente a 3.000 metros avistaron al crucero Almirante Cervera con lo que quedó en buena posición par ser torpedeado por el José Luis Díez, al que no había visto, pero el destructor viró a estribor y desapareció en la oscuridad cobardemente desaprovechando la oportunidad que se le ofrecía.

La caída de Santander y el embotellamiento de lo que quedaba de la flota republicana en Gijón fueron dos acontecimientos de corte agorero.
En el puerto asturiano, desertado por los submarinos C-2 y C-4 que se habían marchado a Francia, continuaban el submarino C-6, el torpedero nº 3 y los destructores José Luis Díez y Císcar. La defensa antiaérea era ridícula y los aviones bombardeaban constantemente. Un día las baterías de acumuladores del C-6 quedaron destruidas con lo que el submarino ya no podía sumergirse. En otra ocasión, los tripulantes del José Luis Díez presa del pánico se escondieron en un refugio, siendo los hombres del Císcar los que tuvieron que servir la pieza abandonada.

El Musel era una especie de ratonera, capaz de afectar los nervios de los mas templados y no digamos de una tripulación como la del José Luis Díez, que hacía mas de un año que tenía como norma escurrir el bulto. Por eso cierta noche que los dos destructores habían salido a alta mar echando a pique dos pesqueros enemigos de cuyo cargamento de atún se apropiaron entre los puentes de mando se entabló este dialogo:

 

-Comandante del Díez a comandante del Císcar. Dadas la averías recibidas ayer y la seguridad de ser hundidos propongo irnos a Falmouth.
-Comandante del Císcar a comandante del Díez. Las ordenes son de volver a Gijón.
-En Gijón seremos hundidos.
-Pero habremos cumplido las ordenes recibidas.
-Me voy a Inglaterra.
-Buen viaje.

(El Císcar fue hundido por la aviación alemana en el Musel)

En Falmouth desertaron, entre otros, el comandante, el jefe de máquinas y el oficial de derrota. El José Luis Díez fue trasladado por Fernando Navarso al puerto francés de Le Havre y entregado allí a Juan Antonio Castro Izaguirre, un guipuzcoano recién habilitado de capitán de fragata y quien por curiosa paradoja, mandaba el Císcar en las dos ocasiones en que fue dejado solo frente al crucero Almirante Cervera. El José Luis Díez tenía varia averías, siendo la principal de ellas la que afectaba a la caldera número 1 que con sus tubos quemados y retorcidos era necesario reentubar. Eso suponía una seria y obligada obra, toda vez que se había perdido contacto con la zona que controlaba la República en la zona Norte. El barco no tenía mas remedio que contornear la península y buscar el Mediterráneo a través del estrecho de Gibraltar.

Intentos de soborno a Castro Izaguirre :

El nuevo comandante se trasladó a Barcelona donde el Ministro de Defensa le expuso su plan:

Usted no pasará el estrecho. Cuando se encuentre listo convoyando dos barcos que se hallan en Burdeos y en los que habrá armas municiones y hombres se dirigirá a Santoña, en cuyo penal hay 12.000 gudaris vascos que se levantarán en cuanto se oigan sus cañones. Con la ayuda de su destructor les será fácil dominar la guarnición de Santander y apoderarse de todos los vehículos disponibles y se dirigirán a Bilbao para tomarlo. Usted navegará hasta allí y bombardeara la ciudad si fuera necesario. En ese momento yo le enviaré la Aviación y habremos creado de nuevo el frente norte.

En su estancia en la capital catalana Castro recibió una carta del Almirante Moreno invitándole a pasar al otro bando. También fue abordado por una mujer joven que Castro cree que es Natalia Larios, esposa del duque de Montemauro, muerto a bordo del crucero Baleares, pero que según otras fuentes, se trataba de la bailarina italiana Mina.

Por toda respuesta Castro exige una cantidad determinada de dinero así como pasaporte para trasladarse a Argentina. Lo hizo no porque hubiese pensado desertar, sino porque confiaba a sus enemigos e impedía el que éstos, mediante el soborno tratasen de sabotear al destructor. La posibilidad del sabotaje no era descartable, ya que la propia tripulación española se encontraba descontenta de su situación. Por otra parte el jefe de la base de Le Havre era profranquista.

De Le Havre al Estrecho :

El 20 de agosto de 1938, tras el intencionado simulacro de deserción del fogonero José Sánchez y del preferente, José Seigido, que abandonaron el buque al grito de ¡No queremos ir a Rusia!, para hacer creer que ese era el rumbo del José Luis Díez el destructor zarpó con el pretexto de hacer unas pruebas (En las de mar, celebradas unos días antes había navegado a 35 nudos, pasando por estribor al trasatlántico Normandie y doblandole por la proa). Una vez en mar abierto se dio orden de poner rumbo Oeste.

El Jose Luis Díez se trasformó como un destructor inglés pintándose dos bandas negras en la chimenea trasera, mientras que en las amuras se le pinto el numeral D-19. Fueron izados un pabellón de comodoro y el de la Cruz de San Jorge.

En cuanto a la artillería el cañón de 76 mm, fue emplazado en la torre número 3 con la apariencia de ser uno de 120mm y se instalaron dos ametralladoras de 40mm que habían llegado a Le Havre en el doble fondo de unos camiones Otras dos ametralladoras de origen italiano ocuparon el puesto dejado por el cañón de 76mm y un nuevo puesto en la popa.
La navegación transcurrió con toda normalidad aunque procuraban alejarse de los mercantes. A primeras horas del 24 de agosto se celebro el encuentro con el buque nodriza Saturno que esperaba al destructor. No obstante por causa del tiempo las naves continuaron hasta cabo Cantín donde al día siguiente fondearon. Empezó el trasvase de combustible, tarea difícil puesto que el Saturno no era un petrolero sino un simple mercante al que se le había limpiado para la ocasión uno de sus tanques.

el-saturno-pasando-combustible-al-jl-diez.jpg

El Saturno trasvasando combustible al J.L. Díez

El bombeo se hizo bajo condiciones expectantes, tanto por problemas de orden técnico como por el de ser descubiertos por el enemigo. Los temores se confirmaron cuando avistaron un pesquero que fue a mirar que pasaba. El pesquero era el San Fernando con matrícula de Vigo. El destructor se acercó a 500 metros cuando el pesquero enarbolando la bandera bicolor fue sorprendido por el José Luis Díez que cambió la bandera inglesa por la tricolor. ¡No usen la radio y prepárense para abandonar el buque!

diez-pescadores.jpg

Pescadores capturados suben al destructor

En total 12 hombres fueron tomados a bordo y mientras el segundo del José Luis Díez se hallaba en el pesquero abriendo los grifos de fondo para hundir el pesquero apareció el pesquero Con que fue también apresado. Los dos pesqueros fueron hundidos por el Saturno con su proa pues tardaban mucho en hundirse.

Tras este incidente continuó la navegación para acercarse al estrecho de Gibraltar aproando hacia él. Su primer plan consistía en bombardear la refinería de Las Palmas y aprovechar que los barcos que custodiaban el estrecho irían a su búsqueda para tratar de franquearlo. Sin embargo por razones técnicas tuvo que abandonar este plan.

El 26 de agosto de 1938 el José Luis Díez se acerca envuelto por las sombras al estrecho. A las 22:35 se avista el cabo Espartel, navegando a 27 nudos no navegando a mes velocidad para no producir humo ya que por causa de un defecto de todos los destructores de su serie, los ventiladores no suministraban suficiente aire para la combustión a gran velocidad.

La batalla del Estrecho :

A las 00:45h se cruza con un trasatlántico al que escolta un cañonero con las luces apagadas. La unidad enemiga se sitúa a 200 metros y vira para ponerse en el mismo rumbo que el José Luis Díez y le dispara seis granadas trazadoras.

A las 01:16 a cinco millas y media de Tarifa el destructor avista al crucero Canarias a 4.000 metros por la amura de babor y con su mismo rumbo. Castro ordena abrir fuego contra el crucero pero un cascote de la segunda salva incendia una jarra de pólvora den la pieza número dos. Los 90 kgs que contenía explotan matando a todos los sirvientes menos al cabo del cañón que es arrojado al mar por la onda expansiva, siendo recogido por un mercante italiano. El hombre se identifica como pescador gibraltareño asegurando que su barca fue abordada y hundida. Los italianos le creen y lanzan una llamada de socorro en dirección a la colonia para que envíen alguien a por él. Esta llamada es interceptada por un buque franquista y se hace entregar al náufrago que será fusilado poco después en Cádiz.

Apenas disipado el fogonazo de la explosión en el puente del José Luis Díez se observa como un destructor enemigo trata de alcanzarles con sus cañones de popa. Las baterías de Ceuta disparan proyectiles iluminantes y el crucero Canarias sigue lanzando salvas de cuatro piezas cada 10 segundos. La situación a bordo es dramática. El machete de circuitos de fuego del cañón número 2 está fuera de uso por lo que se pasa a control manual.

El buque que navega a proa del José Luis Díez lanza al agua un flotador luminoso y vira a estribor. El José Luis Díez vira a estribor para escapar del haz luminoso pero en ese momento encaja un proyectil de 203mm a la altura de la pieza número 1, a babor, y casi en la línea de flotación. En pocos segundos el destructor pierde velocidad, se hunde de proa y cae a la vez de banda, mientras que, con la barra a estribor, describe un gran giro apuntando a Gibraltar, rumbo que prosigue mientras que el enemigo continúa hacia el Mediterráneo y el crucero Canarias continúa el fuego. posiblemente sobre uno de los cañoneros o minadores propios ,al que por inadvertencia debe tomar por el Díez.

canarias.jpg

Artillería principal del crucero Canarias

A bordo del destructor hay una vía de agua en el sollado, así como una serie de heridos entre los que figura el segundo comandante y el comisario político.

 

Gibraltar:

A las 03:15 el destructor gobernado con máquinas y timón pues no obedecen los mandos regulares entra en Gibraltar atracando en el muelle del Almirantazgo. Las averías son grandes ya que la explosión del proyectil puso en comunicación el tanque de petróleo número 1 con el mar y como las bombas de combustible estuvieron picando de ese tanque, a los mecheros les llegó el agua en vez de petróleo y se apagaron. El sollado de fogoneros fue destrozado pereciendo en él los 24 pescadores prisioneros, así como su guardia y un tripulante enfermo. Hay numerosos heridos entre ellos 17 de los 18 ocupantes del puente. Los fallecidos son metidos en hamacas cosidas y con un proyectil en los pies son llevados por un destructor inglés a alta mar, sepultándolos bajo las olas, cerca de Punta Europa entra las reglamentarias descargas de fusilería.

boquetegibraltar.jpg

Boquete del J.L. Díez en Gibraltar

Aunque sacar al José Luis Díez de Gibraltar donde es un huésped indeseado, parece tarea mas difícil que la de atravesar el estrecho, el gobierno republicano decide alistarlo dentro de los tiempos mínimos concedidos por la colonia. El ingeniero Lago, que ya se ocupó del destructor durante su estancia en Le Havre, llega a Gibraltar y se trae de Argel dos barcazas una enorme cadena de ancla y un puñado de obreros cargados con planchas y equipos de soldadura autónoma. Las barcazas son colocadas en los costados del destructor y luego hundidas. De esta manera la cadena en forma de ocho es pasada por debajo de la quilla y amarrada a las barcazas que son reflotadas, consiguiendo levantar al destructor, permitiendo así operar sobre la brecha cerrándola.

jldiez-cadenasgibraltar.jpg

Las cadenas con el que fue izado el destructor en Gibraltar

Mientras Lago continúa la reparación, Castro Izaguirre va a Barcelona para entrevistarse con el Jefe de Estado Mayor de la Escuadra Republicana, decidiéndose que ésta saldrá a recoger al destructor, al cabo de Palos cuando abandone Gibraltar. No obtiene pese a sus ruegos que dos destructores se acerquen a Punta Europa para librarle de los minadores que montan guardia.

Así la cosas, todo va quedando a punto y en su lugar. Incluso el combustible que los ingleses sólo autorizan el embarque de 100Tm, cantidad insuficiente para llegar a Almería, pero que gracias a una sonda preparada se convertirá en 320Tm.

Para el plan de salida, Castro decide navegar pegado a tierra ya que así piensa que la batería de Punta Carnero por miedo a hacer blanco sobre Gibraltar no abrirá fuego. Ha confeccionado dos granadas submarinas, amarradas a un flotador para evitar que un barco se ponga detrás atacándole con los cañones de proa. Otra precaución consiste en traer de Londres dos estaciones portátiles de radio para el caso de que el día que zarpe sea un día con niebla. En esa circunstancia el ingeniero Lago se situaría en lo alto de Punta Europa e informaría al puente del José Luis Díez de lo que viera.

El final.

El 30 de diciembre a la una en punto el José Luis Díez se hace a la mar con las luces apagadas. Cuando franquea el rompeolas dos bengalas son arrojadas desde el Peñón, mas concretamente del Club de Regatas, estallando en lo alto.
El destructor en zafarrancho de combate rebasa al buque de guerra francés Le Basque y se dirige pegado a tierra a Punta Europa, según el plan establecido. Un reflector de Punta Carnero le ilumina por completo. El José Luis Díez vira y el reflector ilumina por error al minador Vulcano, al tiempo que desde el destructor se descubre otro minador el Neptuno. Castro Izagurre toma la decisión de abrir fuego contra el Vulcano y abordar al Neptuno.

 

dd-jose-luis-diez.jpg

José Luis Díez y Vulcano

Las dos piezas de proa abren fuego a 1000 metros de distancia impactando con dos proyectiles. La distancia disminuye y el José Luis Díez vira a babor para pasar entre el minador Vulcano y tierra, pero no había espacio suficiente por lo que abordó al Vulcano por el medio del buque. Se continuaba haciendo fuego incluso con las ametralladoras de 40mm. El destructor continúa adelante abriéndole una brecha al Vulcano en el costado del ancla y arrancándole una barca salvavidas. El destructor continúa hacia el norte para protegerse de la batería de Punta Carnero y al virar al oeste recibe dos impactos de 88mm del minador Neptuno. Un impacto destruye la ametralladora del centro matando a sus sirvientes. El otro entró por la sala de máquinas cortando cinco tuberías de vapor. Castro Izaguirre decide varar el buque en la playa de los Catalanes. La varada fue tan suave que el segundo ni se dio cuenta.

jl-diez-catalanes.jpg

El José Luis Díez varado en la playa de los Catalanes.

El regreso del destructor a Gibraltar señala un endurecimiento de las autoridades británicas. El segundo gobernador, un general de brigada, sube a bordo a las 04:00 con una orden por escrito de arriar la bandera y ocupar el buque con una guardia armada. Los supervivientes son trasladados como prisioneros por dos remolcadores a la cárcel militar del Peñón, en la que se les deja sin cenar y se les da por camas unas colchonetas extendidas sobre el suelo. Los marineros acaban siendo repatriados, pero no sin que antes el superintendente de las barracas de detención ponga su firma al pie de un documento en el Castor Izaguirre declara que vuelve a España no libremente, sino como acatamiento ante la amenaza de emplear ya fuerza, ya que su deseo es volver pero con el buque.

diez-embarrancado.jpg

El J.L. Díez en Gibraltar

Epílogo


El 25 de enero de 1939 el destructor fue devuelto por los ingleses en Algeciras a la Escuadra española de la que hace ya mucho tiempo fue dado de baja por desguace. En cuanto a Castro Izaguirre, que al estallar la guerra estaba recién diplomado en la Escuela Naval, huyó a Francia. Luego durante la II Guerra Mundial combatió con una nave gaullista en el Pacífico. Por sus acciones consiguió condecoraciones y ascensos retirándose de la Armada francesa en vísperas de su ascenso a contralmirante ya que este empleo no lo podía alcanzar en razón de su origen extranjero. Castro Aguirre vivió una situación paradójica desde 1978 ya que no se le reconocían sus derechos como militar de la República porque no ha lugar ya que es francés.

 

 

 

 

El José Luis Díez pertenecía a los destructores clase Churruca:

Posiblemente la mejor clase de naves construidas en astilleros españoles fueron los destructores de la clase Churruca. Inspirados en la clase “Scott” de la Royal Navy, eran poderosas naves del tipo que los ingleses denominaban “Flotilla Leaders”- o “Cabeza de Flotilla”. Con bellas líneas clásicas del destructor inglés del periodo entre ambas guerras mundiales, excelente velocidad y poderoso armamento, estos destructores españoles no tenían nada que envidiarle los mejores del mundo.

Hasta 16 unidades en servicio en la Armada Española entre 1927 y 1957. Unas 1.600 tons de desplazamiento máximo, velocidad máxima 36 nudos. Tuvieron una actividad intensa, aunque al final de su vida operativa ya estaban totalmente superados.

Nombres de los buques construídos: Churruca, Alcalá Galiano (vendidos a la Argentina y renombrados como ARA Cervantes y ARA Juan de Garay), Sánchez Barcaiztegui, José Luis Díez, Almirante Ferrandiz, Lepanto, Churruca, Alcalá Galiano, Almirante Valdes, Almirante Antequera, Almirante Miranda, Ciscar, Escaño, Gravina, Jorge Juan y Ulloa.

Caracteristicas:

  • Astilleros: Sociedad Española de Construcción Naval, Cartagena
  • Buques gemelos, 2 series, 16 construídos ( 2 para Argentina)
  • Desplazamiento: 1536 a 1650 tons (normal), 2067 tons (plena carga)
  • Eslora: 101 m.
  • Manga: 9,6 m.
  • Calado: 3,3 m.
  • Propulsión: 2 turbinas Parsons. 4 turbinas tipo Yarrow. 42000 hp. 2 hélices
  • Velocidad: 36 nudos
  • Dotación: 160 hombres
  • Autonomía: 4500 millas náuticas a 14 nudos
  • Armamento: 5 x 120 mm L.45
  • 1 x A.A. de 76,2 mm
  • 4 ametralladoras
  • 6 tubos torpederos 530 mm ( 2 montajes triples)
  • 2 lanza cargas de profundidad

La última unidad fue retirada en 1970.

Fuentes: Hernan y Wikipedia.

 


 

 

 

La Guerra Civil Española en el mar

27 abril, 2007 en 11:28 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales | 7 comentarios

Foto-álbum de diversas fases de la guerra en el mar especialmente en el Cantábrico y Mediterraneo.

Acorazados de Bolsillo y Batalla del Rio de la Plata

18 abril, 2007 en 7:29 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales | 9 comentarios

Después de la primera guerra mundial el Tratado del Versalles limitó la construcción de nuevos buques de guerra en Alemania. Le permitieron mantener seis viejos acorazados de las clases Deutschland y Lothringen, seis pequeños cruceros, 12 destructores y 12 torpederos. Según el Artículo 190 del tratado, cualquier acorazado podría ser sustituido 20 años después de que fuese comisionado pero el nuevo buque que lo sustituyese no debería exceder las 10.000 toneladas.

El concepto de nuevo Panzerschiffe (Buque Acorazado) era el de un barco que fuese más rápido que la mayoría de los grandes acorazados británicos excepto el Hood, Renown y Repulse y más fuerte que enemigos más rápidos como los acorazados ligeros.

El Panzerschiffe introdujo técnicas revolucionarias para los barcos de su tamaño, eran propulsados a gasoil para aumentar su autonomía operacional y el casco, de manera intensiva, fue soldado para reducir el peso. Aunque su tamaño oficial fue de 10.000 toneladas, su desplazamiento máximo era aproximadamente el 50 % mayor.

Los tres Panzerschiffe, tipo Deutschland, que se llamaron “Westentaschen-Schlachtschiffe” (acorazados de bolsillo), tenían el mismo diseño básico, su aspecto externo era bastante diferente, sobre todo el diseño del puente de mando. Sus nombres fueron: Deutschland, Admiral Scheer y Admiral Graf Spee.

deutschland.jpg

Deutschland (rebautizado Lützow)

admiral-graf-von-spee-2.jpg

Admiral Graf Spee

admiralscheer_001.jpg

Admiral Scheer

Todos los barcos fueron utilizados en las patrullas internacionales de mar de la costa española durante la guerra civil española y tuvieron destinos diferentes en la Segunda Guerra Mundial.

admiralgrafspee.gif

Admiral Graf Spee

La Batalla de Río de la Plata tuvo lugar el 13 de diciembre de 1939 entre el acorazado de bolsillo alemán Admiral Graf Spee y el destacamento de fuerzas Navales Aliadas formado por los buques Exeter, Ajax y Achilles. El escenario de la batalla fue el estuario del Río de la Plata.

hms-exeter.jpg

HMS Exeter

hms-ajax.jpg

HMS Ajax

hms-achilles.jpg

HMS Achilles

El Admiral Graf Spee, comandado por el capitán de navío Hans Langsdorff, había demostrado ser un acorazado eficaz. Había zarpado de Alemania en el principio de la guerra acompañado por el buque de suministros Altmark, y logró hundir nueve barcos Aliados en el Atlántico Sur y el Océano Indico.

capitan-de-navio-hans-langsdorff.jpg

C. de N. Hans Langsdorff

altmark-barco-petrolero-de-suministros-en-jossingfjord-noruega.jpg

Ms Altmark

Se había hecho necesario para el barco regresar a Alemania para reparación, pero antes de hacerlo Langsdorff decidió interceptar un convoy que él sabía que se encontraba en el área del Río de la Plata. Sin embargo, las intenciones de Langsdorff resultaron sospechadas pora el Comodoro Henry Harwood. Persiguió al Admiral Graf Spee, y se mantuvo al acecho con dos cruceros ligeros y un acorazado pesado, el Exeter.

comodoro-sir-henry-harwood.jpg

Comodoro Sir Henry Harwood

El Admiral Graf Spee avistó a los barcos Aliados y puso proa directamente hacia ellos. El pensamiento de Langsdorff estaba en el convoy más que en los buques de guerra. Entablaron batalla durante 80 minutos y Langsdorff forzó al Exeter a retirarse al quedar desmantelado por los disparos de sus cañones de 280 mm antes de entrar en contacto con los dos barcos más pequeños, el Ajax y el Achilles (un navío de Nueva Zelanda) a los que infligió severos daños obligandoles a retirarse. El Graf Spee sufrió daños menores y pudo perseguir a los buques aliados, Langsdorff cometió un primer error, y acabar con ellos gracias al alcance de sus cañones, 28 km, contra 24 km del Ajax y Achilles. Harwood advirtió que Langsdorff había ganado ventaja, pero antes de que finalizase la batalla el comandante del Admiral Graf Spee cometió un segundo error,  arrumbar hacia Montevideo, Uruguay. El Admiral Graf Spee, dañado, no podía emprender el viaje de vuelta a Alemania.

A Langsdorff le había dado un plazo de tres días, para permanecer en el puerto, el gobierno de Uruguay. Los británicos solicitaron refuerzos pero no llegarían a la zona hasta el 19 de diciembre, pero Langsdorff supuso que los británicos ya estaban preparados, con nuevas unidades, otra vez para la batalla. Él había sido engañado por falsas pistas y por la confirmación por parte de uno de sus oficiales de que un crucero británico estaba en las cercanías. Tenía la orden de hundir su barco en caso de encontrar un bloqueo que le impidiese encontrar su camino a la libertad. Con el plazo limitado impuesto por el gobierno de Uruguay debiendo abandonarlo el 17 de diciembre, decidió hundir su propio barco en aguas neutrales y suicidarse.

Videos:

 

Galería fotográfica:

admiralgrafspee_001.jpg

admiralgrafspee_002.jpg

admiralgrafspee_003.jpg

admiral-graf-von-spee-hundiendose-en-el-mar-del-plata.jpg

admiral-graff-von-spee-ardiendo.jpg

admiral-graff-von-spee-hundiendose.jpg

 

admiralgrafspee_004.jpg

Características:

  • Ordenado: 23 de agosto de 1932
  • Botado: 20 de junio de 1934
  • Comisionado: 6 de enero de 1936
  • Baja: 17 de diciembre de 1939
  • Desplazamiento: standard 12.100 toneladas. Plena carga 16.200 toneladas.
  • Eslora 186 m.
  • Manga 21,6 m.
  • Calado 7,4 m.
  • Propulsión: 8 motores diesel MAN, potencia 52.050 hp a dos ejes. Velocidad 28,5 nudos.
  • Armamento: 6-280 mm. 8-150 mm. 6-105 mm. 8-37 mm. 10-20 mm. 8 tlt-533 mm. 1 catapulta y 2 hidros Arado Ar-196.
  • Blindaje: Altura máxima en cintura acorazada 80 mm. Horizontal máxima 45 mm. Torres principales 140 mm. Puente de mando: 150 mm.
  • Tripulación: 30 oficiales y unos 950 suboficiales y marineros.

Los barcos “Liberty”

3 abril, 2007 en 8:44 pm | Publicado en Barcos, Batallas navales | 12 comentarios

Fueron cargueros construidos en los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial. Eran de diseño británico pero adaptados por los EE.UU, baratos y rapidos de construir, vinieron a simbolizar la capacidad de producción de los EE.UU. en tiempos de guerra. Basados en buques encargados por el gobierno británico, clase “Ocean”,para reemplazar a los barcos torpedeados por los U-Boot alemanes que infligieron enormes pérdidas en la flota mercante del Reino Unido, fueron comprados para la flota de los EE.UU por la ley de Prestamos y Arriendos para aprovisionar al Reino Unido que adquirió 60 unidades.

Dieciocho astilleros americanos construyeron 2.751 Liberties entre 1941 y 1945, el mayor número de barcos producidos adaptados a un único diseño. El diseño británico fue modificado por la Comisión Marítima de los Estados Unidos para adaptarlo a un modelo americano más práctico e incluso mas rápido y barato de construir. Esta versión fue denominada EC2-S-C1 (Emergency Cargo, 2= large ship) E por Emergency C por cargo, 2 por la longitud de la línea de flotación de 400 a 450 pies, que era el índice del desplazamiento, S por propulsión a vapor y C1 por el diseño. Inicialmente tuvieron una imagen pobre, entre los americanos, debido a su apariencia; la revista Time les llamó ” Patito Feo”. Para ganarse a la opinión pública, el 27 de septiembre de 1941 fue designado “Día de la Flota de la Libertad”, y los primeros 14 barcos “Emergency” fueron botados ese dia. Cada buque costó 2 millones de dolares.

Barcos Liberty en construcción.

El primero fue el SS Patrick Henry, botado por el presidente Franklin D. Roosevelt, durante la ceremonia citó una parte del discurso realizado por Patrick Henry (héroe de la Independencia Americana) que finalizó diciendo “Dame la libertad o dame la muerte”. Roosevelt dijo que esta nueva clase de barcos traería la libertad a Europa, lo cual dió origen al nombre de “Liberty Ship” (Barco de la Libertad). Al principio el tiempo medio de construcción era de 230 días pero la media bajó a 42 días. El record lo batió la construcción del Robert E. Peary que fue botado a los 4 días y 15 horas y media despues de la puesta de quilla. Los buques eran ensamblados como un tipo de producción en cadena, con secciones prefabricadas. En 1943 tres nuevos barcos Liberty eran completados cada día. Fueron principalmente bautizados con nombres de americanos famosos, comenzando con los signatarios de la Declaración de Independencia.
La producción de estos buques se asemejaba, aunque a mayor escala, a los fabricados como barcos Hog Island y tipos similares estandarizados durante la Primera Guerra Mundial. El inmenso esfuerzo para construir los barcos Liberty, el enorme número de barcos a construir, y el hecho de que alguno de los barcos sobreviviese más allá de los cinco años para los que fueron diseñados originalmente, les hacen objeto de muchos estudios.

Botadura del Liberty SS Jeremiah O´Brien.

Botadura del SS Zebulon B. Vance.

Caracteristicas Generales de todos los Liberty:
Eslora: 135 m.
Manga: 17.3 m.
Calado: 8.5 m.
Desplazamiento: 14.245 t.
Registro bruto: 7.176 gt.

Propulsión: Dos calderas de gasoil. Máquina de vapor de triple expansión, un solo eje, 2.500 cv (1.9 MW)
Velocidad: 11 a 11.5 nudos.
Autonomía: 23.000 millas
Tripulación: 41
Armamento estandard :Un Cañon en cubierta a proa de 4 pulgadas (102 mm) para utilizar contra submarinos en superficie y cañones antiaereos.
Capacidad de carga: 9.140 tons.

Barco Liberty SS James Egan Layne.

Los primeros Liberty sufrieron roturas en el casco y cubierta, y unos cuantos se perdieron debido a defectos estructurales. Poco a poco se fueron corrijiendo este tipo de fallos modificando algunos materiales, demasiado expuestos a fracturas, utilizados en la construcción y finalmente cambiando en diseño dando origen a los barcos tipo “Victory”, mucho más fuertes y menos rígidos.

Muchos buques Liberty navegaban desarmados, pero luego fueron equipados con un cañón de 3 pulgadas en la proa, un cañón de 5 pulgadas en la popa y 8 cañones antiaéreos de 20 mm, dos adelante, dos atrás y 4 en el medio del buque. Los buques armados llevaban un contingente de la Navy Armed Guard, voluntarios de la marina, para su operación acompañando a la tripulación civil de la marina Mercante. En caso de ataque el personal militar manejaba las armas ayudados por los civiles en el transporte de las municiones.
Algunos de estos barcos realizaron notables hazañas, así el SS Stephen Hopkins que hundió al buque corsario alemán “Stier” en un combate a cañonazos barco-barco en 1942 y se convirtió en el primer barco americano en hundir un buque de combate de superficie alemán.

Durante los años que duró la guerra, solamente se perdieron en combate 200 unidades, aproximadamente el 7,4% del total de buques construidos.

Finalizada la contienda, muchos Liberty sobrevivieron a la guerra, formando un gran porcentage de la flota carguera de posguerra. Muchos fueron comprados por armadores griegos y sudamericanos a precios muy bajos. Magnates navieros como Theodoracopoulos fueron conocidos por comenzar sus flotas comprando muchos Liberties. El término “Liberty-size-cargo” (Carga tamaño Liberty) para referirse a 10.000 tonedadas, se puede oir aún hoy en el argót de los negocios de fletes de buques.

SS John W. Brown.

SS Jeremiah O´Brien.

Hoy en día dos barcos Liberty todavía operativos sobreviven: El SS John W. Brown ( despues de una larga carrera como buque escuela y muchas modificaciones internas) y el SS Jeremiah O´Brien, que se mantuvo en su condición original. Ambos barcos museo, todavía salen a la mar regularmente. En 1994, el SS Jeremiah O´Brien navegó desde San Francisco a Inglaterra y Francia, el único gran barco que participó en la conmemoración del 50 aniversario del Día-D (Desembarco de la fuerzas aliadas en las playas de Normandía que marcó el comienzo de la liberación de Europa de la ocupación alemana).

Guerra de Malvinas: Royal Navy Task Force

28 marzo, 2007 en 10:05 pm | Publicado en Batallas navales | 38 comentarios

La Task Force enviada por el Reino Unido a Malvinas sufrió un duro castigo por parte de la Fuerza Aerea Argentina.

Buques de guerra de la Royal Navy que participaron en la guerra de las malvinas:


Portaviones
: Hermes (28.700) tons, Invincible (19.800 tons).

Buques de asalto: Fearless e Intrepid (12.100 tons)

La mitad de la flota de submarinos nucleares:

Conqueror

Courageous

Spartan

Splendid

Valiant

Onyx (propulsión diesel)

Destructores

Tipo 82 : Bristol 7.100 tons

Clase County: Antrim (Dañado) 6.200 tons

Glamoran (Dañado por misil Exocet) 6.200 tons

Tipo 42 : Cardiff 4.100 tons

Coventry

Exeter

Glasgow (dañado por bomba sin explotar).

Sheffield (hundido por Exocet)

Fragatas

Tipo 22: Brilliant 4.000 tons

Broadsword

Tipo 21: Active 3.200 tons

Alacrity

Ambuscade

Antelope (hundido por bombas)

Ardent (hundido por bombas)

Arrow

Avenger

Clase Leande: Andromeda 3.200 tons

Argonaut (Dañado)

Minerva

Penelope


Clase Rothesay: Plymouth (Dañado por bomba) 2.800 tons

Yarmouth

Otros Tipos

Aparte del Endurance, otros barcos de guerra que participaron hasta la rendición fueron:

Buques de apoyo: Hecla, Herald e Hidra (2.700 tons, helicoptero Wasp) como buques hospital.

Buques de protección pesquera: Dumbarton Castle y Leeds Castle (1.450 tons) en el papel de buques despachadores.

 

Buques auxiliares

“Regent”, “Resource”

“Fort Austin”, “Fort Grange”

“Stromness”

“Olmeda”, “Olna” (plus “Olwen” – no tomó parte)

“Tidepool”, “Tidespring”

“Blue Rover” – uno de la flota de cinco pequeños petroleros; también transportó carga seca.

“Appleleaf”, “Brambleleaf”, “Bayleaf”

“Pearleaf” and “Plumleaf” – barcos viejos.

“Sir Bedivere”, “SIR GALAHAD” (perdido por ataque aereo),

“Sir Geraint”, “Sir Lancelot” (dañado por bomba sin explotar), “Sir Percivale”

“Sir Tristram” (dañado por bomba sin explotar).

“Engadine”

Buques mercantes que participaron en la Guerra de Malvinas:

Transportes que llegaron a mediados de mayo.

“Canberra” 44,800 grt Req/2H
“Elk” 5,500 grt Req
“Europic Ferry” 4,200 grt Req/SN/SC
“Norland” 13,000 grt Req/2H/SN/SC
“ATLANTIC CONVEYOR” – buque de apoyo para aviones y helicópteros (hundido por Exocet) 15,000 grt Req/flight deck/SC

Transportes que llegaron a finales de mayocon la 5ª Brigada de Infantería y apoyo logístico.

“Queen Elizabeth 2″ 67,100 grt Req/2H
“Baltic Ferry” 6,500 grt Req/2H/SN/SC
“Nordic Ferry” 6,500 grt Req/2H/SN/SC
“Lycaon” – Barco aprovisionamiento de municiones 11,800 grt Ch/SC
“Atlantic Causeway” – Barco de apoyo a helicopteros 15,000 grt Req/flight deck & hangar/SC

Transportes que llegaron en junio.

“St. Edmund” – transporte de tropas 9,000 grt Req/2H/SN/SC
“Tor Caledonia” – transporte 5,100 grt Req
“Contender Bezant” – portaaviones y porta helicopteros 11,400 grt Ch/flight deck & hangar

Petroleros, la mayoría utilizado para aprovisionas a la RAF.

“British Esk”, “British Tay”, “British Test”, “British Tamar”,
“British Trent” all 15,600 grt fletado
“Anco Charger” 15,600 grt fletado
“British Dart”, “British Wye”, “British Avon” todos de 15,600 grt fletados
“Alvega” 33,300 grt fletado
“Eburna” 19,800 grt fletado
“Balder London” 20,000 grt fletado

Otras unidades:

“Irishman”, “Yorkshireman” – remolcadores oceanicos ambos 700 grt Req
“Salvageman” – remolcador oceanico 1,600 grt Req
“Wimpey Seahorse” -buque pontón 1,600 grt Req/SC
“Stena Seaspread” – buque de reparaciones 6,100 grt Req/SN/SC
“Fort Toronto” – algibe 20,000 grt Ch
“Uganda” – barco hospital 16,900 grt Req/H/SC
“Cordella”, “Farnella”, “Junella”, “Northella”, “Pict” -dragaminas 1,200 a 1,600 grt Req
“Iris” – buque de apoyo 3,900 grt Req/H/SC
“Saxonia” – barco frigorífico 12,000 grt Ch/H/SN/SC
“Geestport” – barco de almacenamiento frigorífico 7,700 grt Req/H

Antes de la rendición fueron desplegados entre otros, el petrolero “Scottish Eagle” desde Milford Haven y el buque offshore “British Enterprise III” desde Rosyth. La lista completa fue:

Petroleros “Scottish Eagle” (33,000 grt, Ch/SC) y “G A Walker” (18,700 grt, Ch)
Despatch vessel “British Enterprise III” (1,600 grt, Req)
Buque de reparaciones”Stena Inspector” (6,100 grt, Ch/SN/SC)
Porta helicopteros y buque de reparaciones “Astronomer” (27,900 grt, Req/flight deck and hangar)
Buque de aprovisionamiento de municiones “Laertes” (11,800 grt, Req)
Buque de almacenamiento refrigerado “Avelona Star” (9,800 grt, Ch/H)
Buque de apoyo a dragaminas “St Helena” (3,100 grt, Req/H/SN/SC)

Página siguiente »

Blog de WordPress.com. | El tema Pool.
Entries y comentarios feeds.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 170 seguidores